“Los entes de control no pueden ser apéndices del gobierno”: Procurador

53

A pocos días de culminar su periodo como procurador general, Fernando Carrillo Flórez en diálogo con COLPRENSA anunció que espera que las investigaciones que abrieron durante su paso por el Ministerio Público avancen con la nueva administración.

Del mismo modo, dejó claro que los organismos de control deben ser autónomos e independientes, de ahí que considere que los mismos no deben convertirse en una “vara de premios”.

Está a pocos días de dejar el cargo ¿Cuál fue su legado para la Procuraduría?

Dejamos una Procuraduría ciudadana que logró derribar las murallas que existían entre la institucionalidad y la ciudadanía, sobre todo para la protección de los más vulnerables. En segundo lugar dejamos una Procuraduría moderna y digitalizada, proyectada al futuro, y en tercer lugar de prevención, demostramos que también era posible ponerle una gran talanquera a la corrupción.

Luchamos contra la corrupción, en lo preventivo, mediante acciones en donde le ahorramos billones al Estado. El cálculo entre lo preventivo y acciones judiciales son más de 20 billones de pesos que por acciones de la Procuraduría se le han ahorrado al Estado en estos cuatro años y en lo disciplinario, pliegos de cargos, suspensiones, amonestaciones, son 6.500 acciones de carácter disciplinario

Como usted lo ha mencionado, son varias las decisiones que se tomaron durante su paso ¿Teme que por un conflicto de intereses la nueva procuradora Margarita Cabello revoque algunas de las determinaciones?

Ella tiene que hacer una Procuraduría independiente, autónoma, eficaz y sobre todo que siga demostrando que la lucha contra la corrupción sigue siendo un elemento fundamental del Ministerio Público.

Nosotros estamos convencidos que todas las decisiones que tomamos fueron determinaciones en derecho, sin sesgos políticos y dando todas las garantías. Creo que todas las decisiones que tomamos desde el punto de vista disciplinario respetaron las garantías de los disciplinados, por eso espero que, en ese sentido, no haya una destorcida.

Creo que tendrá un equipo de gente calificada y va a ratificar una gran mayoría de las decisiones que nosotros tomamos.

A propósito de la llegada de Cabello al Ministerio Público ¿Qué opinión le merece que los entes de control, la Fiscalía, Defensoría y ahora la Procuraduría, estén en manos de personas cercanas al actual Gobierno?

Yo estoy convencido que los entes de control no pueden ser apéndices del Gobierno. Los entes de control no pueden ser un comité de aplausos del Gobierno, por eso es tan importante que a estas entidades no lleguen dirigentes políticos, en el sentido de llegar a convertir la Procuraduría, la Fiscalía y la Defensoría en una vara de premios. Yo estoy esperando que eso no suceda.

Yo soy de los que cree que los organismos de control deberían entregarse a la oposición o por lo menos a dirigentes independientes. De ahí que yo insista que los organismos deben mostrar completa autonomía frente al poder ejecutivo.

De ahí que en más de una ocasión haya mencionado que el Ministerio Público no es una institución para hacerle favores a nadie, ¿por qué ese señalamiento?

Porque yo creo que esa es la visión tradicional que tiene la clase política colombiana, que esto es una vara de premios, y que ellos se reparten el botín de la Procuraduría a sus anchas, y yo creo que eso es totalmente repudiable.

Uno no puede entregar el ministerio que es público, que defiende los intereses de la sociedad a los partidos políticos, el Ministerio Público es mucho más que eso, es la defensa de la gente. El futuro de un Ministerio Público moderno y legítimo está en seguir defendiendo los intereses de la sociedad al margen de los sesgos políticos que muchos creen.

A su juicio, los entes de control deben ser autónomos e independientes, sin embargo, la polarización política es en muchas ocasiones la piedra en el zapato para que eso se cumpla ¿Considera que eso mismo pasa en los espacios de resocialización en territorio y evitar el exterminio de líderes sociales y excombatientes de las Farc?

Creo que desde el momento de los acuerdos de paz, se convirtieron en rehenes de la polarización y el exterminio, pues este país comenzó a echar para atrás, por eso he insistido tanto en que lo que hay que buscar aquí son grandes consensos.

Me parece que debido a esa polarización, al fanatismo y al extremismo es que están resucitando los escenarios de violencia en Colombia. La explicación del asesinato de los líderes sociales tiene que ver con la polarización, lo que es claro es que esto se presenta en los territorios y la falta de manejo del orden público y la falta de seguridad está marcada necesariamente por esos escenarios de polarización.

Colombia no puede seguir en el abismo de la polarización sino buscar grandes pactos.

Ese exterminio, producto de la polarización, le ha dejado como moraleja que el 2020 fue uno de los años más violentos en las últimas décadas ¿Qué le falta al Gobierno para evitar este tipo de acciones?

Le hace falta una gran presencia territorial, no únicamente de la Fuerza Pública, sino de la oferta social, de la oferta de institucionalidad. No se trata de llegar vestido únicamente de camuflado sino con el overol social, es decir, con educación, con salud, con justicia.

La oferta de justicia a nivel local es absolutamente deficitaria, es decir, en Colombia no hay justicia local, no hay prevención, no hay órganos de justicia que puedan prevenir los asesinatos de líderes sociales, lo que hay es un sistema de Alertas Tempranas que ha funcionado, pero definitivamente se necesita volcar todo el aparato de justicia a lo local.

La gran reforma no está en la cúpula, en los magistrados de las altas cortes, sino en la justicia de a pie, en la inequidad y la justicia del día a día con las poblaciones.

Esa justicia que, a su juicio, hace falta en territorio es la que ha permitido que en más de una ocasión los recursos de la comunidad se desvíe ¿Cuál fue la labor de la Procuraduría en ese sentido, precisamente, en época de pandemia?

Nosotros vigilamos la contratación pública en COVID cuando alcaldes y gobernadores creyeron que tenían carta blanca para contratar sin cumplir con los requisitos legales, por más de cuatro billones de pesos. Con esta labor, en la Procuraduría hemos podido demostrar que esa corrupción regional puede tener un freno de mano y la debe tener por vía de los organismos de control, que deben tener una expresión regional, eso no se puede controlar solo desde Bogotá.

Los organismos de control tienen que mostrar resultados en el campo territorial. De todos esos procesos en el COVID, hay muchas suspensiones, destituciones, pliegos de cargos que continuarán con la nueva administración.

¿Qué encontró en materia de contratación?

En esta época de pandemia se demostró que la corrupción mata cuando se queda con los recursos de la salud, cuando se abusa de contratación directa, tenemos una preocupación respecto de más de 2.000 contratos por prestación de servicio.

Desde la Procuraduría nos dimos a la tarea de detectar esa contratación que no tenía relación con la pandemia que estaba dedicada a otros fines, sin contar los sobreprecios, además de la falta de idoneidad del contratista, cerrajerías o ferreterías que terminaron haciendo mercados, los pagos de dineros a campañas. Así nos dimos cuenta que salió otra manera de corrupción local legal.

De ahí que tengamos 132 investigaciones disciplinarias abiertas, 25 pliegos de cargos, 15 fallos sancionatorios y 650 procesos en pruebas de indagación preliminar.

Está clara su labor respecto de cómo el Ministerio Público enfrentó la pandemia, pero, ¿cómo considera que ha sido la labor del Gobierno respecto de esta situación?

Para hablar del 2021, este es el año de la vacunación, donde el Gobierno debe garantizar dosis, presupuesto, logística, cadena de frío, llegadas de vacunas a territorios de orden público, y por ejemplo, lo que hemos pedido es que haya una información clara y precisa a los colombianos. El secretismo y la confidencialidad son pésimos compañeros cuando está de por medio la salud de la gente.

¿De ahí que existan subregistros respecto de los contagiados y fallecidos?

Creo que es un poco la debilidad de todo el sistema de salud, por eso, nosotros vigilamos como nunca el sistema de salud. Creamos una delegada de Salud que no existía y desde el día cero de la pandemia hemos estado planteando alertas y haciendo preguntas porque creemos que no ha habido información clara y precisa en muchos casos.

BOGOTÁ (Colprensa).

También podría gustarte