Iglesia colombiana deplora la muerte de monseñor Luis Adriano

Mensaje de esperanza y fortaleza para la Diócesis de Santa Marta. “Yo soy el buen Pastor. El buen pastor de la vida por sus ovejas”. (Jn 10, 11).

Hoy al enterarnos del fallecimiento de nuestro querido hermano, Monseñor LUIS ADRIANO PIEDRAHITA SANDOVAL, obispo de Santa Marta, nos unimos en la fe y la esperanza desde Bogotá, con todo el Pueblo de Dios que peregrina en esa Iglesia Diocesana de Santa Marta.

VEA TAMBIÉN: Murió el Obispo de Santa Marta

Nuestra oración de la Arquidiócesis de Bogotá con sentimientos de dolor, lleva también la gratitud a Dios Padre, por la vida y misión de Monseñor Luis Adriano, a quien recordaremos en su lucha permanente por la evangelización y en medio del rebaño, anunciando con sus palabras con su presencia y con sus obras el Reino de Dios, Reino de vida, de justicia y de paz.

Suplicamos a Jesucristo el Buen Pastor, quien murió y resucitó por nosotros que le conceda la paz eterna a quien fue su Servidor fiel consuele a la familia Piedrahita Sandoval, fortalezca al rebaño que pastoreaba con amor. A Monseñor Darío Navarro Escobar, Vicario General y a todo el presbiterio que lo acompaño en los duros trabajos del Evangelio, a la Vida Consagrada femenina masculina a los seminaristas ya todas las familias de la Diócesis de Santa Marta que ante la pascua personal de su querido pastor, el Señor los confirme en la esperanza y los fortalezca en la fe.

La Santísima Virgen María, Madre de la iglesia, nos acompañe a todos en el camino de la vida.

+ LUIS JOSÉ RUEDA APARICIO

Arzobispo de Bogotá y Primado de Colombia

También podría gustarte