Compra de vacunas abrió otro choque entre alcaldes, gobernadores y Gobierno

Un nuevo rifirrafe entre el Gobierno y mandatarios locales se ha presentado ante la posibilidad de que estos y privados puedan adquirir vacunas contra el covid-19. Este escenario, según expertos, profundiza la polarización que hay en el país con relación a las medidas que se han tomado durante la pandemia.

El aval para que distritos, municipios y departamentos pueda negociar directamente los biológicos es una de las disposiciones del borrador del decreto que traza lineamientos para el plan de vacunación en el territorio nacional. Advierte el Gobierno en esa primera versión que solo se aceptarán aquellas vacunas que cuanten con la autorización sanitaria de uso de emergencia otorgada por el Instituto Nacional de Vigilancia de Medicamentos y Alimentos, Invima.

Sin embargo, las voces de mandatarios locales se empezaron a escuchar en esta materia. El alcalde de Cali, Jorge Iván Ospina, es el que más ha generado polémica por su anuncio del acercamiento con el laboratorio AstraZeneca para adquirir 10 millones de dosis de su inmunizador para la población caleña.

El columnista Pedro Viveros señala que dadas las circunstancias en las que se encuentra el mundo con relación a las vacunas es posible que estas compras sectorizadas lleguen tarde y se duplique la inversión si no hay claridad en qué papel jugarán cada uno de los entes debido a que el Gobierno nacional viene trabajando en ellos desde que se aprobaron los primeros inmunizadores contra el virus.

De igual forma, el columnista dice que el tema de las vacunas se ha convertido en una discusión política cuando lo que debe estar en medio del debate es la prevalencia de la salud pública de los ciudadanos, en especial ahora que se acercan las elecciones.

 “Aquí hay un afán. La vacuna apareció en noviembre en el mundo, estamos en enero, han comenzado a vacunar los países desarrollados, nosotros no somos un país desarrollado. Estamos en la línea de los que nos corresponde como países en vía de desarrollo y pobres. Nos toca hacer una fila, pero aquí hay gente tratando de hacer política porque cada día que pasa con el tema del covid todo el mundo mira más al presidente porque necesitan hacer política porque vienen las elecciones”, indica Viveros.

Por su parte, el alcalde de Barranquilla, Jaime Pumarejo, se muestra contrario a la propuesta y afirma que esto haría que los municipios más ricos queden por encima de los más pobres, que no tendrán los suficientes recursos para comprar vacunas para su población. Dijo que lo mejor que se puede hacer es buscar unidad para poder tener la logística que el Gobierno nacional necesita para cuando lleguen los inmunizadores en febrero.

Para el analista Mauricio Jaramillo esta discusión profundiza la polarización en el país en este sentido y confunde a la ciudadanía, cuando lo que la gente quiere es tener claridad de los que va a pasar en medio de la pandemia con la vacunación contra el covid-19.

De igual manera, dice que hay que tener en cuenta que el país se encuentra en un escenario preelectoral donde empiezan a jugar los intereses políticos de cara a los comicios de 2022 y es normal que se presenten este tipo de escenarios de polarización, sin embargo, indicó que lo que debería prevalecer es la salud de los ciudadanos.

Por su parte, Asocapitales señaló en un comunicado que la vacunación es un propósito nacional y después de meses en los que se han venido haciendo anuncios acerca de potenciales negociaciones sobre las vacunas, considera que la compra de estas debe estar estructurada y diligenciada únicamente por el Gobierno Nacional, desmarcándose así de Ospina, quien también señaló que planea vacunar a los venezolanos en situación irregular, contrariado lo que ha dicho el presidente Iván Duque.

 “Tenemos nuestros equipos PAI instruidos y organizados en un esquema que permitirá la oportuna implementación de la vacuna. Tenemos toda la voluntad de coordinación para robustecer nuestra capacidad operativa de manera que permita implementar un esquema de vacunación eficiente y al alcance de los ciudadanos bajo los parámetros establecidos por el Gobierno Nacional”, indicó la agremiación.

NO ES EL PRIMER CHOQUE ENTRE MANDATARIOS

Durante la pandemia se han presentado varios desacuerdos entre los mandatarios locales y en Gobierno nacional. El primero de ellos se produjo cuando llegó el virus al país, debido a que no había claridad en manos de quién quedaban las órdenes de restricciones para prevenir su expansión.

Sin embargo, dice Mauricio Jaramillo que con el mandataria que más ha tenido desencuentros el Gobierno nacional ha sido con la alcaldesa de Bogotá, Claudia López, con quien hasta hace poco chocó por el anuncio de la supuesta llegada de la cepa británica al territorio.

Pero en lo que han venido insistiendo varios alcaldes es que necesitan más claridad e información relacionada con la vacunación masiva que se espera realizar en el país a partir de febrero y con el objetivo de proteger al 70% de la población para alcanzar la inmunidad del rebaño.

A este llamado se sumó en las últimas horas el alcalde de Manizales, Carlos Marín Correa, quien dijo que desde hace dos meses varios mandatarios le vienen pidiendo al presidente que les entregue una fecha sobre el inicio de la vacunación, con el objetivo de ajustar la logística en cada uno de los territorios.

Por ahora el Gobierno ha dicho que tiene aseguradas 29 millones de dosis de vacunas, pero que espera poder negociar más con los laboratorios autorizados para poder alcanzar la meta de inmunizar al 70% de la población, mientras contempla otras acciones para que el otro 30% de los ciudadanos puedan tener la vacunación.

También podría gustarte