Sobre nuestra identidad

Concebir al ser costeño, denota un sin número de señalamientos que se constituyen como aspectos identitarios en el Caribe colombiano, es memoria colectiva construida por historia, formación, vivencias, ocurrencias, jocosidad y anécdotas de sus pobladores, amén de creencias y particularidades que hacen del costeño un ser único e irrepetible.

Creamos mundos posibles, reflejados en cada una de nuestras creaciones, que nos posicionan como dueños de una afectiva interacción con el entorno que nos contiene y por ende nos rodea, donde también están presentes: tristeza, temor, soledad, fantasmas y fantasías, que como antes dijera, nos hacen seres únicos e irrepetibles, seres con esencia universal, fascinante y cautivadora, seres de experiencias acumuladas legadas por distintos pueblos del mundo allí allegados en sus descendientes y recuerdos gratos que incluyen una  posible aventura con el mundo endógeno y exógeno.

Invita y más que ello reclama nuestra esencialidad una cátedra de cultura regional, en el entendimiento y la comprensión, como señalara Julio Cortázar, que “La cultura es el ejercicio profundo de la identidad.”, pensamiento que comparto a pie juntillas, en la verdad que la identidad de un pueblo se robustece y mantiene su pervivencia por las prácticas culturales. El Magdalena y demás departamentos del alucinante y mágico Caribe colombiano, es a no dudarlo, uno de los más ricos a nivel cultural en la geografía patria. Desde aristas distintas, así como de amplias visiones y horizontes, fácilmente se puede colegir que somos una tierra que ha dado icónicos representantes de la cultura en las más de sus manifestaciones y diversidades; sean estas literatura, música, danza, artesanías, pintura, gastronomía y arte en general, constituyendo un patrimonio de valía inmensa y por lo tanto parte fundamental de la riqueza cultural de Colombia.

El ser costeño como creador cultural aporta desde su obra toda la vitalidad de este patrimonio que hace con placer inagotable e inconmensurable del alma que se expresa exultante con pasión en cada una de sus obras, cualquiera que sea; de ahí el cuidado a tener con lo nuestro, que es grandioso, toda vez que las generaciones van sucediéndose y en realidad y verdad se dificulta cada día y cada vez más soportar nuestra pervivencia, en el aserto que nuevas tendencias, virtualidad, modernidad e imposiciones, constituyen denominadas otras culturas bautizadas de distinta manera, pero en todo caso con propósito avasallante, que se le da al conjunto de manifestaciones artísticas e intelectuales orientada por los gustos y privilegios de grupos sociales con distintos orígenes y objetivos, influenciados por tendencias postizas, comportamientos y demás imitaciones adquiridos de las miles de subculturas que pululan en nuestro medio. Son tales desviaciones, asuntos, tendencias, movimientos y expresiones de grupos aparecidos bajo la tutela de los nuevos tiempos y los cambios y demás transformaciones reflejadas en cualquier ámbito de la vida y de la sociedad, además de ser concebidos como una clara oposición a la cultura popular que nos identifica y hace inigualables

Somos como Caribes, un compendio cultural singularizado por tradiciones, mitos, oralidad, costumbre, sincretismo, mezclas étnicas, lenguaje popular, platos típicos, símbolos artesanales y demás esencialidades que nos representan. Estamos dotados de inmensos privilegios que ya quisieran para sí en otras latitudes, por lo que resulta inquietante y preocupante ver la atracción que en las nuevas generaciones ejercen efímeras tendencias modernas que ponen en peligro inminente la perdida de nuestra identidad cultural, a todas luces inadmisible; por lo que itero debe crearse e institucionalizarse una cátedra de cultura regional con presencia de lo local y departamental, a efecto de ser impartida en todas y cada una de las instituciones educativas, así sea como contenidos de formación complementaria, fundamentados en el reconocimiento de lo que somos y representamos, camino a salvaguardas, proteger y hacer pervivir nuestra identidad Caribe. [email protected]

También podría gustarte