Los retos que asumirá la nueva Procuradora Margarita Cabello

35

La Procuraduría General de la Nación cambia de administración a partir de este viernes, cuando el presidente de la República, Iván Duque Márquez, posesione a quien se convertirá en la primera mujer en la historia del país en asumir este cargo. Margarita Cabello Blanco tomará las riendas de la entidad, en reemplazo del saliente Fernando Carrillo.

La llegada de esta abogada de 63 años de edad al Ministerio Público se convierte en un hito importante para el país, en cuanto a la igualdad de género, que se suma a los ya conseguidos con Marta Lucía Ramírez, en la vicepresidencia de la República, y Claudia López, que el año pasado pasó a ser la primera mujer en dirigir los destino de la principal ciudad del país, Bogotá.

La Procuraduría General, además, es una de las entidades más importantes del país, por cuanto tiene a su cargo la investigación, sanción, intervención y prevención de las irregularidades cometidas por los gobernantes, funcionarios públicos, particulares que ejercen funciones públicas y a las agencias del Estado, por lo que el papel de la exministra de Justicia será fundamental para los destinos de Colombia.

El apellido Cabello ha generado recordación sobre todo en los sectores políticos del país durante los últimos dos años, pues su cercanía con el presidente Iván Duque, ante quien tomará posesión de su cargo este viernes, la ha llevado a estar en altos cargos de la vida pública.

Su carrera empezó como juez penal en el municipio de Sabanalarga, Atlántico, en 1983. Avanzó y llegó a ser Juez Civil del Circuito de Barranquilla, también se desempeñó como magistrada de la Sala de Familia y continuó como magistrada de la Sala Civil, ambas funciones laboradas en su ciudad natal.

Desde 2009 hasta mediados de febrero de 2013 se desempeñó como delegada de la Sala Disciplinaria en la Procuraduría General de la Nación y el 25 de febrero de 2013 se posesionó como Presidenta de la Sala de Casación Civil de la Corte Suprema de Justicia, por elección de la Sala Plena.

Desde entonces, Cabello ha sido propuesta por Duque para desempeñar altos cargos en su gobierno, por ejemplo, una vez el exfiscal Néstor Humberto Martínez se declaró impedido para conocer investigaciones sobre el caso Odebrecht, el entramado de corrupción más grande en la historia colombiana, el jefe de Estado puso el nombre de la procuradora electa, en la terna para fiscal ad hoc.

De no ser por su declinación a este cargo, por las innumerables críticas que llovieron tras su nominación, Cabello habría conocido durante un año las investigaciones que se adelantaban en la Fiscalía por el caso que vinculó a la firma brasileña. En esa ocasión no salió victoriosa, no obstante, Duque la volvió a requerir, esta vez para ejercer como jefe del Ministerio de Justicia.

Su posesión en el cargo fue el 11 de junio de 2019 y en dicha cartera estuvo un poco más de un año, luego de que en agosto del año pasado se conoció su renuncia, esta vez porque una vez más el presidente Duque la eligió para ser parte de su terna para Procurador General.

La designación como jefe del Ministerio Público se conoció en el mismo mes en que se originó su renuncia a la cartera de Justicia. Y si bien, los ojos de varios sectores han estado en más de una ocasión sobre Cabello, por las constantes designaciones de Duque sobre ella, esta vez la palabra independencia y reto empezó a sonar aún más.

LOS RETOS

La maratónica tarea de Cabello Blanco, una vez el procurador saliente Fernando Carrillo abandone el cargo, es seguir en la lucha contra la corrupción, esa misma que el actual jefe del Ministerio Público dio durante sus cuatro años de periodo.

El diálogo con Colprensa, el procurador Carrillo aseguró que una de sus ventajas para haber ejercido con independencia en el cargo es porque sencillamente no pertenecía a ningún sector político, por el contrario, aclaró que en ningún caso, él fue la cuota del entonces presidente Juan Manuel Santos.

De ahí que considere que su labor y decisiones tomadas en su paso por la Procuraduría fueron independientes y respetando las garantías de los investigados, en ese caso, no descarta que su sucesora avance en la misma línea.

 “Ella tiene que hacer una Procuraduría independiente, autónoma, eficaz y, sobre todo, que siga demostrando que la lucha contra la corrupción sigue siendo un elemento fundamental del Ministerio Público”, dijo el procurador y añadió que está tranquilo por las decisiones que tomaron sus delegados en el ente de control.

 “Nosotros estamos convencidos que todas las decisiones que tomamos fueron determinaciones en derecho, sin sesgos políticos y dando todas las garantías. Creo que todas las decisiones que tomamos desde el punto de vista disciplinario respetaron las garantías de los disciplinados, por eso espero que, en ese sentido, no haya una destorcida”, dijo en diálogo con Colprensa

El saliente jefe del Ministerio Público añadió que otro gran reto que tiene la Procuraduría es seguir generando consensos entre la Colombia de región y la de las principales ciudades el país. A juicio de Carrillo, ese es el legado que deja, una procuraduría que sea más cercana a la ciudadanía.

Carrillo no descarta que desde todos los sectores del país, incluso desde el Ministerio Público, se busquen pactos que generen cercanía entre la justicia y la ciudadanía, y de esta manera permita llegar con garantías tanto en oferta social, salud, educación y empleo a los lugares más recónditos del país.

Además de avanzar con el programa de resocialización, que de alguna manera también impulsó desde el ente de control, el procurador saliente no descarta que las investigaciones en contra de alcaldes y gobernadores que se generaron desde su periodo avance con total imparcialidad.

La procuradora electa también tiene entre sus retos vigilar los procesos de vacunación que se generarán en el país, por cuenta de la pandemia del Covid-19, pues en su momento, Carrillo lanzó muchos llamados de alerta sobre la manera como se estaban adelantando no solo acciones de dosis, sino también sobre los contratos que se generaron en medio de la emergencia económica, el alza en los medicamentos, y las ocupaciones de las camas UCI.

Bajo ese entendido, Cabello tiene la tarea de avanzar en materia de corrupción, vigilar la salud, continuar con investigaciones contra funcionarios públicos, y entregar resultados sobre las decisiones en contra de uniformados de la fuerza pública, que han faltado a su deber./Colprensa

También podría gustarte