Indignación mundial Rusia capturó al opositor Navalni

54

El opositor ruso Alexéi Navalni fue detenido ayer domingo a su regreso a Rusia desde Alemania, donde permaneció varios meses para recuperarse de un presunto envenenamiento en su país.

Los servicios penitenciarios rusos (FSIN) buscaban desde finales de diciembre al carismático activista anticorrupción y enemigo jurado del Kremlin, al que acusan de violar las condiciones de una condena con suspensión de pena de 2014.

Cuando Navalni, de 44 años, se disponía a entregar su pasaporte en el control de fronteras, junto a su mujer, Yulia, varios policías lo detuvieron, constataron periodistas de la AFP. “Continuará detenido hasta la decisión del tribunal”, indicó el FSIN.

“Alexéi fue detenido sin explicar el motivo (…) No me dejaron acercarme a él” tras haber pasado la frontera, indicó a la AFP su abogada, Olga Mijailova, poco después del aterrizaje del avión en el aeropuerto moscovita de Sheremétievo.

El presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, y Francia pidieron a Moscú su liberación “inmediata”, mientras que Lituania, país de la Unión Europea (UE), urgió a “discutir nuevas sanciones” contra Rusia y Polonia llamó a una “respuesta rápida”.

Navalni “debe ser liberado inmediatamente”, instó por su parte Jake Sullivan, futuro asesor de seguridad nacional del presidente electo de Estados Unidos, Joe Biden, denunciando además los “ataques del Kremlin” contra el opositor.

Los servicios penitenciarios habían advertido el jueves que detendrían a su llegada a Navalni, a quien reprochan incumplir, cuando estaba en Alemania, las condiciones de la condena de 2014, que le obliga a presentarse al menos dos veces por semana ante ellos.

Desde finales de diciembre, el opositor también es objeto de una nueva investigación por fraude, por sospechas de haber gastado para su uso personal 356 millones de rublos (3,9 millones de euros, 4,8 millones de dólares) de donaciones.

“Aquí estoy en casa. No tengo miedo (…) ya que sé que tengo razón y que los casos contra mí están completamente montados. No tengo miedo de nada y los llamo a no temer nada”, declaró Navalni a su llegada a Moscú, poco antes de su detención.

“PRISIONERO DE CONCIENCIA” – 

Aunque aterrizó en el aeropuerto de Sheremétievo, su llegada estaba prevista inicialmente en el aeródromo moscovita de Vnukovo, donde le esperaban decenas de partidarios y agentes antidisturbios.

Las fuerzas del orden detuvieron allí a varios de sus aliados, entre ellos Liubov Sobol, una figura ascendente de la oposición rusa, antes de liberarlos horas después. Según la oenegé especializada OVD-Info, se detuvo a 65 personas en Moscú y San Petersburgo.

La oenegé Amnistía Internacional estimó que la detención de Navalni lo convertía en un “prisionero de conciencia”, víctima de una “implacable campaña” de las autoridades rusas para “silenciarlo”.

La principal figura de la oposición rusa cayó súbitamente en coma en agosto, cuando regresaba de un viaje a Siberia. Inicialmente fue hospitalizado en Omsk, una gran ciudad de la región, pero fue evacuado unos días después a un hospital de Berlín.

Tres laboratorios europeos concluyeron que fue envenenado con un agente nervioso del tipo Novichok, desarrollado en la época soviética, una conclusión que confirmó la Organización para la Prohibición de Armas Químicas (OPAQ) pese a que Moscú lo ha negado. /AFP

También podría gustarte