Guatemala frena caravana de migrantes hondureños a palos y gas lacrimógeno

116

Miles de migrantes que ingresaron a pie a Guatemala, en su viaje desde Honduras hacia Estados huyendo de la pobreza y la violencia, fueron frenados ayer por la policía que lanzó gas lacrimógeno y militares que aporrearon con palos a quienes insistían en avanzar.

Los migrantes están cercados en una carretera del poblado de Vado Hondo, en el departamento de Chiquimula, frontera con Honduras. Según cifras oficiales, hasta este lugar han llegado al menos 6.000 de las 9.000 personas que se estima ingresaron a Guatemala.

“Esto es demasiado (la actitud de la policía). Venimos de forma humilde. No estamos haciendo mal a nadie”, dijo a la AFP la hondureña Marisol Domínguez, de 35 años. La mujer viaja con su esposo huyendo de la crítica situación económica en su país, agravada por el paso desastroso de los huracanes Eta e Iota en noviembre.

Desde la noche del sábado, los migrantes están varados a la intemperie en este punto estratégico a menos de 50 km de la frontera, pues es difícil continuar el rumbo por otro lado ante la accidentada geografía del lugar.

Algunas mujeres rezan en voz alta frente al muro militar que les contiene implorando ayuda divina para continuar la travesía, mientras por momentos los ánimos vuelven a caldearse y los migrantes parecen prepararse para nuevos intentos de pasar.

EL CERCO DE GIAMMATTEI

La orden de los uniformados es evitar el paso ante el riesgo de contagios de covid-19, según un acuerdo del presidente Alejandro Giammattei, que faculta el uso de la fuerza para contener el éxodo.

Medio millar de militares permanecen en Vado Hondo, parte de los 5.000 efectivos que las fuerzas del orden desplegaron para contener la caravana, dijo a periodistas el coronel Rubén Tellez, vocero del Ejército.

“No somos delincuentes. No entiendo por qué nos están tratando mal”, consideró Carlos, de 26 años, originario de San Antonio de Cortés y quien viaja con su esposa y dos pequeñas hijas.

El altercado, donde varios migrantes resultaron heridos, fue repudiado por el Procurador de los Derechos Humanos,  Jordán Rodas, quien consideró “deplorable el brutal uso de la fuerza”. /AFP

También podría gustarte