Biden impulsa la unidad nacional a 24 horas de posesionarse

A un día de convertirse en el 46º presidente de Estados Unidos, Joe Biden impulsó ayer la unidad nacional con tareas de voluntariado, mientras el saliente Donald Trump sigue atrincherado en la Casa Blanca en una capital repleta de tropas y barreras de seguridad.

En el Día de Martin Luther King Jr., un feriado que los estadounidenses dedican tradicionalmente al servicio comunitario, el futuro presidente demócrata viajó desde su casa en Delaware al vecino estado de Pensilvania para participar en la distribución de alimentos para una organización benéfica en Filadelfia.

“El servicio es una forma adecuada de comenzar a sanar, unir y reconstruir este país que amamos”, dijo Biden en un video en Twitter.

Pero este gesto del demócrata de 78 años, que simboliza sus pedidos de reconciliación tras cuatro años de polarización política, se enfrenta a la dura realidad de múltiples crisis.

La pandemia de covid-19 golpea sin tregua a los estadounidenses, la distribución de vacunas trastabilla y la recuperación económica sigue incierta.

Y tras el rechazo de Trump de aceptar su derrota electoral en noviembre, la nación está más dividida y crispada que nunca.

 FALSA ALARMA

Washington sigue conmocionada por el asalto al Capitolio el 6 de enero, cuando una turba de simpatizantes de Trump invadió la sede del Congreso en un intento de invalidar la victoria de Biden.

La toma dejó cinco muertos y provocó la segunda acusación de Trump por parte de la Cámara de Representantes, esta vez por “incitar a la insurrección”, luego de ser absuelto por el Senado de otro proceso de juicio político el año pasado.

Cuando Biden preste juramento el miércoles al mediodía, en una plataforma en la fachada oeste del Capitolio, hasta 25.000 efectivos de la Guardia Nacional patrullarán la ciudad.

La enorme explanada del “National Mall”, donde los estadounidenses suelen acudir en masa para asistir a la ceremonia cada cuatro años, también estará cerrada.

Los puestos de control y las grandes zonas de acceso bloqueado significan que solo habrá unos pocos invitados. Medidas similares se implementaron en los Capitolios estatales de todo el país, donde las autoridades locales temen provocaciones de grupos de derecha.

Casi 70 manifestantes han sido acusados de participar en el asalto al Capitolio y cientos de personas están siendo investigadas, entre ellas, legisladores y exmiembros o miembros activos de la policía.

Para garantizar que la propia Guardia Nacional no suponga un riesgo para la seguridad, el FBI dijo que está verificando los antecedentes de los reservistas.

“Queremos asegurarnos de que tenemos a las personas adecuadas en la burbuja”, dijo a Fox News el general William Walker, jefe de la Guardia Nacional de Washington.

Un ensayo de la ceremonia de investidura fue interrumpido el lunes por la mañana y los participantes fueron trasladados a un lugar seguro debido a una “amenaza externa”, informó la Policía, sobre el incidente, que resultó ser una falsa alarma. /AFP 

También podría gustarte