‘Inundación’ de tapabocas ‘chimbos’ en Santa Marta

39.699

Lo sorprendente son los precios. Cajas de 50 tapabocas son ofrecidas por $8 mil. Otras con menos unidades son ofertadas a $5 mil. Salud y la Policía recomiendan comprar los que tienen registro del Invima 

De un día para otro la ciudad de Santa Marta amaneció ´inundada´ de cajas de tapabocas que ofrecen en las esquinas, calles, avenidas y hasta en el propio Mercado Público. Lo sorprendente de ello es su precio. Por lo tanto las autoridades de Salud del Distrito de Santa Marta están alertando a la ciudadanía en general sobre la proliferación de ventas callejeras de tapabocas a bajos precios, por lo que ello se constituye en un riesgo inminente para quienes los compran porque no reúnen las condiciones mínimas de higiene.

Advirtieron que las piezas que se pueden conseguir en sus cajas se encuentra el registro del INVIMA entidad que garantiza la calidad de los mismos, que son los que se consiguen en farmacias, droguerías y almacenes de cadena.

De acuerdo con la alerta dada por las autoridades locales de Salud y de Policía, durante los últimos días se han visto en diferentes sitios de la ciudad vendedores apostados en los andenes ofreciendo la caja de esos elementos hasta en ocho mil pesos, precio que los vendedores dicen obedece a la alta oferta y poca demanda.

´La gente cree que como ya viene la vacuna no se va a utilizar el tapabocas y los comerciantes que trajeron millones de esos elementos de China están rematando sus existencias, eso es lo que le han dicho a uno´, señaló un comerciante informal.

LOS ORIGINALES  

Los tapabocas originales que vienen en cajas debidamente certificadas por el Ministerio de Salud, Instituto Nacional de Salud y el Invima sus precios varían de acuerdo con el fabricante, pero en su mayoría son productos de la industria nacional.

Los que ofrecen a bajo precios en las esquinas del centro histórico y otros sitios del comercio organizado incluyendo el mercado público y algunas tiendas de los barrios no retienen el fluido de los líquidos, son permeables y son un peligro para las personas que lo utilicen.

Además, dichos tapabocas a los que bautizaron como los ´chino-chimbos´ no ofrece las condiciones de calidad e higiene que deben tener.

LAS RECOMENDACIONES  

De igual manera las autoridades consultadas al respecto insistieron en la compra de elementos debidamente legalizados y aprobados por los entes rectores de la salud en el país, por lo que anunciaron sanciones drásticas para quienes violenten las leyes vendiendo tapabocas lesivos para la salud.

 “Las autoridades deben iniciar una cruzada para el control de la venta desmedida de estos tapabocas, algunos provenientes de la China y otros de fábricas clandestinas que se aprovechan de la inocencia de las personas y le venden productos de mala calidad”, dijo uno de los denunciantes.

La Secretaría de Salud del Distrito al igual que su homóloga del Departamento en conjunto con la Policía Metropolitana de Santa Marta y el Departamento de Policía Magdalena, deben iniciar los dispositivo para el decomiso de esta mercancía que atenta contra la salud de la gente de bien.

TAPABOCAS DESECHABLES  

De acuerdo con informaciones tomadas de la red de internet, los tapabocas desechables, como las mascarillas quirúrgicas o médicas, no son respiradores y no protegen al usuario de respirar pequeñas partículas, gases o productos químicos en el aire.

Los tapabocas desechables actúan como una barrera protectora para evitar que salpicaduras, aerosoles, gotas grandes entren en la boca y la nariz del usuario. La calidad protectora de los tapabocas desechables varía con el tipo de material utilizado para elaborar la máscara.

Los tapabocas desechables también ayudan a evitar que el usuario propague gotas respiratorias.

Debido a que los tapabocas desechables ayudan a evitar que el usuario propague gotas respiratorias, desechables estas pueden retrasar la propagación del virus que causa el Covid-19. Usarlas puede ayudar a las personas que, sin saberlo, tienen el virus a no transmitirlo a otros.

USO DE CUBIERTAS DE TELA PARA LA CARA 

Las cubiertas de tela para la cara, ya sea si son proporcionadas por el empleador o traídas de la casa por el trabajador, no son respiradores o tapabocas desechables y no protegen al trabajador que las usa de exposiciones.

Las cubiertas de tela para la cara sólo están previstas para ayudar a retrasar la propagación de las gotas respiratorias del usuario.

Utilizada de esta manera, los CDC han recomendado cubiertas de tela para retrasar la propagación del virus que causa el Covid-19. Usarlas puede ayudar a las personas que, sin saberlo, tienen el virus a no transmitirlo a otros.

Los trabajadores pueden usar una cubierta de tela si el empleador ha determinado que no se requiere un respirador o un tapaboca desechable facial, basado en la evaluación de riesgos en el lugar de trabajo.

Cuando no sea posible que los trabajadores usen una sola cubierta de tela para la cara durante toda su jornada, particularmente si se moja, se ensucia o se ve que está contaminada, se debe cambiar por una cubierta de tela para la cara limpia (o un tapaboca desechable) y debe cambiarse cada vez que sea necesario.

También podría gustarte