Don Pepe Douer

32

El don, es una bella palabra que identifica a una persona, es un trato respetuoso en el que se le reconoce, por el respeto que infunde su presencia en una sociedad humana. Es un reconocimiento al señorío y a la nobleza de una personalidad derivada a que sus actos tienen el sello de su generosidad que crean bienestar.

La persona a la que se le distingue como Don, es un modelo de vida, digna de ser imitada y revivida. El trato de Don es un reconocimiento. Por eso no a todo el mundo se le dice Don. El Don, es una persona especialísima.

Cervantes, en la obra cumbre y gran novela moderna del castellano, el personaje central es un ser humano cuyo espíritu está cargado de bondad, paz, tolerancia y justicia. Este personaje es un Don. El Ingenioso Hidalgo Don Quijote de la Mancha, es la novela en la que se expresan los valores que se conservan la tradición en el ingreso a la modernidad occidental. El Quijote de la Mancha, ante todo, es un hombre bueno, ingenioso y soñador. Es un Don, que con su entrega desinteresada sale al mundo a enderezar entuertos y superar injusticias. Un soñador de la justicia.

El mundo moderno y nuestra cultura están marcados por el espíritu de los quijotes. Un quijote no tiene en su alma cupo al egoísmo, sino que todo está lleno de bondad. Son de un espíritu burgués que crea riquezas, pero las crea con un sentido de prosperidad para todos.

El quijote brinda su mano solidaria para que su prójimo pueda superar dificultades. Un Don, es depositario de un espíritu de bondad y paz como el que describe José Martí en una de sus poesías cuando dijo: “Cultivo una rosa blanca/En Julio como en Enero/Para el amigo sincero/Que me da su mano franca/Y para el cruel que me arranca/El corazón con que vivo/ Cardo ni oruga cultivo/Cultivo una rosa blanca”. En otras palabras, un Don tiene en su ser un brazo solidario que siempre está presto para bridar su apoyo al sufrido y necesitado.

El Don es la voz amiga que la humanidad presta para preservar a la humanidad. Una nación que carezca de suficientes   dones es una nación empobrecida y violenta. Esta es en gran medida una de las fuentes de nuestra tragedia nacional: la ausencia en nuestro espíritu burgués, de una burguesía cultural signada por el espíritu humanista. Tenemos millonarios, pero pocos dones. Es que millonario y Don no son equivalentes. Deben serlo. Mucha falta le hacen a nuestra patria hombres que merezcan ser tratados con el término de Don. La conducta de un Don encarna lo moral.

Bien puede afirmarse que un Don es todo un referente moral. El Don es un depositario del humanismo. Humanismo y crecimiento moral y espiritual en gran medida son transmitidos de generación a generación por los dones. Un Don cuando viaja en forma definitiva a la eternidad deja un legado de humanidad que tiene que servir de modelo para que florezca el humanismo y al cual no puede renunciarse. Un Don cuando viaja a la eternidad cumple a cabalidad con el deseo de José Martí de morir mirando al sol. Morir con el honor de haber prestado buen servicio a la humanidad.

El poeta y héroe cubano lo dijo así: “Yo quiero salir del mundo/Por la puerta natural/En un carro de hijas verdes/A morir me han de llevar/No me pongan en lo oscuro/A morir como un traidor/Yo soy bueno, y como bueno/Moriré de cara al sol!”. Hace un mes ha muerto mi padrino,  de cara al sol. Ha muerto con la tranquilidad y el honor al deber cumplido. Honro su memoria y sigo su modelo. El modelo de ser justo entre los justos. Ha partido mi padrino Don Pepe Douer. Gracias padrino. Gracias Don Pepe Douer.

*ExMinistro de Estado   

También podría gustarte