Cabello pidió avanzar con investigaciones sobre corrupción en la Procuraduría

118

Cabello le pidió al fiscal adelantar las acciones pertinentes contra funcionarios y empleados que presuntamente, y en compañía de personas externas, conforman una estructura delincuencial.

Luego de conocerse la captura de Jesús Alejandro Garzón Rincón, quien fungió como sustanciador en el despacho del exprocurador Fernando Carrillo, la procuradora Margarita Cabello se dio cita con el fiscal general, Francisco Barbosa, con el fin de respaldar las investigaciones en el interior del Ministerio Público.

Cabello le pidió al fiscal adelantar las acciones pertinentes contra funcionarios y empleados que presuntamente, y en compañía de personas externas, conforman una estructura delincuencial, dedicada a realizar actos de corrupción al interior de la institución y que afectarían de manera seria a la misma y sus resultados.

La procuradora afirmó que se ha propuesto grandes metas en relación con el trabajo que adelantará el Ministerio Público en los próximos años, pero que para ello será fundamental contar con un equipo integro, comprometido y sobre todo transparente.

“En este punto será importante el respaldo y acompañamiento de las autoridades, quienes deberán ayudarme a depurar la Entidad. Hoy la Fiscalía demuestra que así será”, afirmó Cabello.

Garzón Rincón fue capturado por miembros del CTI de la Fiscalía y uniformados de la Dijin, por exigir 300 millones de pesos a Richard Aguilar, actual senador de la República, con el fin de resolver a su favor un proceso disciplinario que se adelanta en el interior del Ministerio Público.

¿QUIÉN ES EL CAPTURADO?

El hombre que hacía parte del equipo de trabajo del exprocurador Fernando Carrillo, ingresó al ente de control desde 1993, y empezó a ejercer como funcionario de carrera administrativa.

En 2005, siendo funcionario Grado 17, fue nombrado en la Procuraduría Auxiliar de Asuntos Disciplinarios, además, para 2010 fungió como procurador Regional en Santander.

Desde el 1 junio de 2016 al 28 de mayo de 2018, cuando se desempeñaba en la Procuraduría Auxiliar para Asuntos Disciplinarios, le fue concedida una comisión especial para desempeñarse como ‘Procurador Auxiliar Código 017 Grado 05’ en la Personería de Bogotá D.C.

El 20 de diciembre de 2018 renunció a la comisión especial y fue ordenado su reintegro al cargo del que era titular en la Auxiliar para Asuntos Disciplinarios, a partir del 1 de enero de 2019.

El 17 de diciembre de 2019, luego de que el despacho del exprocurador tuviera conocimiento de la denuncia sobre una presunta exigencia de dinero por parte del funcionario, dio instrucción de solicitar a la Fiscalía General y pidió apoyo al Área Anticorrupción de la Dirección de Investigación Criminal e Interpol de la Policía Nacional.

Por recomendación directa de los investigadores de la Dijín, Garzón Rincón permaneció en su cargo mientras se avanzaba en la recolección de pruebas que fueron aportadas, desde diciembre de 2019 y ampliadas en el mes de marzo, a la Fiscalía 106 Seccional Bogotá, con miras a la estructuración de un proceso que permitiera solicitar la captura del funcionario e identificar a eventuales cómplices de la red que solicitaría millonarias sumas para el supuesto cambio de fallos.

Para el 30 de junio pasado, a través del decreto 696, a Garzón Rincón le fueron asignadas funciones en la Procuraduría Segunda Distrital, mientras avanzaba el proceso penal y se hacía efectiva la orden de captura de fecha de 24 de noviembre.

Internamente, la Veeduría de la Procuraduría abrió proceso disciplinario y suspendió por tres meses a Jesús Alejandro Garzón Rincón.

Según las pruebas que hacen parte del expediente, el investigado coordinaba acercamientos, acuerdos y recibía dinero a cambio de información privilegiada o cambiar el sentido de las decisiones. /Colprensa.

También podría gustarte