Aumentan los incendios forestales en los cerros con el fin de invadirlos

120

Con la llegada de la temporada seca a Santa Marta y pese a los esfuerzos que realizan a diario las autoridades y del Cuerpo de Bomberos Voluntario de la ciudad para evitar incendios en los cerros, durante el último par de semanas se ha evidenciado el incremento de estas quemas en los macizos montañosos.

Prueba de esto son las conflagraciones que se registraron en menos de tres semanas en los cerros de San Martín, el barrio los Cardonales, Oasis y la Ensenada 1 de Juan XXIII, siendo este último el que mayor número de incendios a registrado, por lo menos tres conflagraciones han tenido que sofocar el organismo de socorro durante el mes de enero.

De acuerdo con versiones entregadas por la comunidad de estos sectores, se sospecha que detrás de muchos de estos incendios de carácter forestal, se encuentran ciudadanos irresponsables e, incluso, manos criminales, así lo dio a conocer Eduardo Imitola, sargento del Cuerpo de Bomberos de Santa Marta.

 “La misma comunidad nos cuenta que hay personas que están limpiando terreno y lo que hacen es quemas con el fin de invadir los terrenos de los cerros de Juan XXIII, el Oasis y otros que se encuentran en las cercanías”, manifestó Imitola.

Es válido precisar que, a medida que avanza la pandemia en la capital del Magdalena, cada vez es mayor la quema y tala de árboles en las zonas de alto riesgo por ocupaciones ilegales. La problemática se presenta en varios sectores, pero con más frecuencia en barrios como María Eugenia, San Pablo y Gaira, donde los ciudadanos queman los árboles, algunos los cortan, y luego invaden el espacio, sin que las autoridades ambientales lo impidan.

Y es que, en la capital del Magdalena, se estima que son más de 12 mil familias entre colombianos y venezolanos que han invadido los cerros y debido a estas ocupaciones irregulares en zonas altas ha aumentado el riesgo de deslizamientos y derrumbes en la ciudad.

El sargento del Cuerpo de Bomberos de Santa Marta aseguró que se encuentran trabajando de la mano de la Oficina para la Gestión del Riesgo y Cambio Climático de Santa Marta y la Policía Metropolitana para identificar los sectores donde a diario o frecuentemente se realizan las quemas y de esta manera ponerle fin a la mano criminal del hombre.

DE 5 A 8 INCENDIOS DIARIOS 

Por otro lado, preocupa en Santa Marta la cifra de emergencias por incendios forestales que están atendiendo al día los Bomberos Voluntarios de Santa Marta. De acuerdo con el sargento Imitola, a diario el organismo de socorro atiende entre cinco y ocho incendios.

Los sectores de La paz, Aeromar, la Troncal del Caribe, parque Industrial Tayrona y los barrios aledaños a la Vía Alterna al Puerto son los que reportan más incendios forestales.

Según información entregada por el jefe operativo de manera reciente, tan solo durante los primeros 21 días del año, se registraron cinco incendios forestales de gran magnitud en toda la ciudad.

“Tenemos sectores a donde vamos más de tres veces a la semana. Hay personas que quieren hacer limpiezas de lotes quemando cantidades de basuras. Por ejemplo, vamos hoy y al día siguiente se presenta un incendio en el mismo sector, ignorando que están prohibidas las quemas y se intensifican rápidamente por las fuertes brisas”, precisó el jefe operativo del Cuerpo de Bomberos.

NO MÁS QUEMAS 

Ante esta situación, el organismo de socorro extendió a la comunidad samaria la invitación a tomar parte activa en las acciones de prevención y reducción del riesgo de incendios en esta temporada seca como lo son depositar la basura en su lugar, evitar hacer fogatas y las mal llamadas “quemas controladas”.

 “Vemos que se están presentando fuertes brisas en la ciudad de Santa Marta y al generar una quema por basuras o hacer fogón, las llamas pueden esparcirse por otro lugar y esto puede generar un incendio forestal. Por eso hacemos el llamado a la comunidad, de no hacer quemas, evitar quemar basuras o cualquier otro material”, manifestó Eduardo Imitola, sargento del Cuerpo de Bomberos de Santa Marta.

También podría gustarte