Le entregaron su hijo muerto, pero no aparece en el ataúd

Dana Manjarrez, mamá del menor, aseguró que durante la exhumación en el ataúd solo encontraron bolsas plásticas, una jeringa y unas hondas, pero los restos del niño no reposaban allí. La mujer afirma que su hijo está vivo.

Un insólito caso se viene presentando en Santa Marta desde el año anterior, un bebé recién nacido que murió en extrañas circunstancias en la Unidad de Cuidados Intensivos, Uci, de la clínica El Prado, y que posteriormente fue sepultado en el cementerio San Jacinto de Gaira, al parecer, no aparece en el ataúd.

Dana Manjarrez, mamá del menor, relató que su pesadilla inició el 1 de julio de 2020 cuando ingresó en grave estado de salud, por lo cual estuvo durante varias horas en coma inducido. “El 2 me hicieron cesárea, mi bebé duró 6 días en UCI y luego llamaron a mi mamá a decirle que había muerto. El 9 de julio, mi tía al ver que mi madre insistió tanto para que le mostraran al niño, se dirigió al cementerio de Gaira y al destapar, encontró una bolsa y por más que quiso sentir alguna parte de su cuerpo, no lo logró”, relató la mujer.

La situación se volvió más extraña para Dana y toda su familia cuando conoció que el día 15 de julio supuestamente a su hijo le hicieron una prueba de Covid-19 y el centro asistencial recibió los resultados el 17 del mismo mes. “Yo me pregunto, si mi hijo ya estaba en el cementerio, a quién le hicieron esa prueba. La psicóloga de la clínica me alertó, porque ella me da una noticia de que mi hijo había fallecido y después de un mes de muerto, me llamó a preguntarme que si no me habían entregado el niño de UCI, entonces yo le pregunté que si me había dado una noticia, ahora por qué me iba a decir eso cuando cumplía un mes de muerto”, señaló Dana Manjarrez entre lágrimas.

La madre asegura que los documentos clínicos tienen extensas inconsistencias, explica que existen dos nacidos vivos de su infante. “Ellos tienen uno y yo tengo otro nacido vivo. El 8 de julio ellos llamaron a mi mamá a decirle que le iban a poner una transfusión de sangre, pero en la histórica clínica no aparece por ninguna parte que le hicieron dicho procedimiento”, explicó.

Por lo anterior, la familia Manjarrez se asesoró con un abogado allegado y decidió adelantar una batalla jurídica para lograr establecer si el bebé en realidad falleció o por el contrario, el centro asistencial, es decir la clínica El Prado, hizo el llamado ‘cambiazo’. Dana mantiene en firme que su hijo está con vida.

Willis Hernández, abogado apoderado del caso, contó que la inconsistencia está en los números cereales que no coinciden. Lo anterior, fue el detonante que lo llevó a ayudar a la familia Manjarrez. “Yo dije a esta mujer hay que ayudarla porque ya existe la duda que se debe aclarar, porque para ella su hijo se lo raptaron, no está o sobre qué situación no aparece”, puntualizó.

Hernández agregó que acto seguido, con su equipo de trabajo procedió a interponer la denuncia, la cual quedó en manos de la Fiscalía 34 seccional Magdalena, y el Fiscal designado para el caso aprobó después de dos meses la exhumación para establecer y esclarecer los hechos. “A futuro se va a dictaminar si de verdad en el ataúd hay un niño, si de verdad el niño fue cambiado y todas las conjetura que estamos presentando”, afirmó.

Finalmente, Dana Manjarrez relató que durante el procedimiento de exhumación que lideraron funcionarios del CTI de la Fiscalía, logró evidenciar que dentro del ataúd donde supuestamente reposa su bebé, solo había bolsas plásticas, una jeringa, una honda y un pañal. “En sí ¿la cabeza, los huesos de su cuerpo dónde están? Esto que está ahí para mí no es un bebé”, finalizó entre lágrimas.

También podría gustarte