Avanza intervención sobre el cerro Ancón

293

Las acciones de mitigación del riesgo que se ejecutan con apoyo de maquinaria amarilla y el plan de trabajo que tiene entre sus objetivos, la habilitación de la vía férrea. 

El jefe de la Oficina para la Gestión del Riesgo y el Cambio Climático, Ogricc, Jorge Lizarazo, socializó ante representantes del Ministerio de Transporte, el Puerto de Santa Marta, la Agencia Nacional de Infraestructura y la interventoría de la obra, los avances de la intervención mecánica que se lleva a cabo en el cerro Ancón para la estabilización de la corona y talud del macizo.

En el encuentro se pusieron en común las acciones de mitigación del riesgo que se ejecutan con apoyo de maquinaria amarilla y el plan de trabajo que tiene entre sus objetivos, la habilitación de la vía férrea para el normal tránsito del tren de carga que circula en la zona afectada por deslizamientos.

Entre los asistentes estuvieron Pablo Mejía, director de infraestructura del Ministerio de Transporte y Giovanni Páez, asesor de despacho del Viceministerio de Infraestructura, adscrito a la misma cartera del gobierno nacional. Por el Puerto de Santa Marta, estuvo Doménico Gallo, vicepresidente de infraestructura.

Entre tanto Oscar Morales, asistió en representación de la Supervisión Técnica de la Agencia Nacional de Infraestructura, ANI, para el proyecto Red Férrea del Atlántico, administrada por la Concesión Fenoco.

En el encuentro se escucharon las posiciones y propuestas de las partes interesadas, se resolvieron dudas respecto a la intervención y se discutieron los criterios técnicos con los que se ejecuta.

De acuerdo a lo manifestado por Lizarazo Álvarez, por instrucciones de la alcaldesa Virna Johnson, la institución también articulará esfuerzos con el Puerto de Santa Marta, para reducir la contaminación por el polvo generado durante las intervenciones mecánicas sobre las rocas, esto podría lograrse humectando las zonas en las que se desarrollan los trabajos.

154 AFECTADOS 

Es válido recordar que el pasado 13 de septiembre del año pasado, Santa Marta tuvo un despertar desolador y angustioso. Un deslizamiento de tierra y piedras del cerro El Ancón en horas de la madrugada causó el derrumbe de varias viviendas ubicadas en el barrio San Martín al norte de la ciudad, lo que produjo la muerte de una señora de avanzada edad, dejó un hombre herido y por lo menos 154 personas afectadas.

La tragedia, según el reporte de las autoridades se presentó en un primer desprendimiento que sepultó a María De Jesús Morales Romero, de 74 años de edad, natural de Maracaibo, Venezuela, quien no pudo ser socorrida por sus vecinos y familiares por la peligrosidad y persistencia del derrumbe.  Se conoció que el lesionado fue identificado como Nicolás Mejía, de 44 años quien tuvo que ser trasladado a un centro asistencial de la ciudad.

Fueron en total 61 las viviendas afectadas por el desmoronamiento de la emblemática montaña, gran parte de ellas quedaron en las ruinas y sepultadas por los deslizamientos de tierra que trajo el desprendimiento de grandes cantidades de rocas y tierra que acabaron no solo con los sueños de estas familias, sino con todo aquello que con mucho esfuerzo habían conseguido con el fruto de su trabajo a lo largo de sus vidas.

En su momento, las autoridades indicaron que, al parecer todo ese desastre, se debió a que el cerro se lo han venido ‘comiendo’ y vienen en un proceso bastante erosivo por parte de las familias que invaden, sin embargo, ésta mismas familias aseguran que se está construyendo una carretera alterna y que hay detonaciones, lo cual estaría produciendo el debilitamiento del cerro.

Y si bien, el entonces director de la Ogricc, Jaime Avendaño en su momento afirmó que, estos derrumbes, casi siempre son provocados por la acción del ser humano, aunque la naturaleza también pone su parte, “la socavación del cerro en la parte baja por parte de la comunidad para seguir construyendo viviendas, la deforestación de las faldas de los cerros, las lluvias fuertes que duran varios días e incluso los cortes que se hacen en las faldas de las montañas para construir carreteras”.

Asimismo, explicó que una de las posibles causas que pudo causar el deslizamiento del cerro Ancón, pudo haber sido las vibraciones que ocasionan los vehículos de carga pesada en la vía Alterna, además que por ahí cerca, se encuentra la línea férrea.

De igual forma, afirmó que otra de las causas que pudo ocasionar la emergencia fue la ocupación inadecuada del cerro, “digamos que, si al invadir se elimina cobertura vegetal, esto ocasiona que los tiempos de lluvia, sobre todo en nuestros de la ciudad, son cerros que son de características metamórficas, es decir, que con presencia de agua se hinchan y al hincharse se vuelven inestables y se presentan deslizamiento con corriente superficial”.

LA OCUPACIÓN ILEGAL 

La ocupación irregular de los cerros de Santa Marta lejos de reducirse continúa incrementándose de manera alarmante, se estima que son más de 12 mil las familias, entre venezolanos y colombiano, las que se encuentran habitando las zonas altas de las diferentes montañas de esta ciudad.

En la actualidad los cerros urbanos de Santa Marta se han caracterizado por presentar una fuerte presión antrópica producto de las invasiones, por lo que, según expertos, se encuentran en alto grado de vulnerabilidad y se convierten en una amenaza latente por la remoción del suelo y cobertura vegetal.

Y es que la tragedia ambiental que significa la construcción de casas y cambuches por personas que buscan radicarse en los cerros de Santa Marta no hace más que crecer; lo que ha causado una sobrepoblación en estas áreas de la ciudad y aumentado el riesgo de que se presenten emergencias, sobre todo, en esta temporada de lluvias que atraviesa la ciudad.

Las autoridades advierten que la tragedia ocurrida en la madrugada de ayer se debe en gran medida a esta sobreocupación ilegal que han venido sufriendo los cerros de la ciudad de Santa Marta, puesto que, las excavaciones, talas y quemas de árboles, sumado a las lluvias en el último par de semana han dejado inestables los terrenos.

También podría gustarte