Líder de grupo extremista Proud Boys será testigo contra Donald Trump

Miembros de Proud Boys participaron en el asalto al Congreso del 6 de enero, aunque Tarrio había sido detenido dos días antes en Washington por quemar una bandera de Black Lives Matter, el movimiento antirracista. Tenía consigo dos fusiles de asalto y municiones.

El cubanoamericano Enrique Tarrio, líder de la milicia ultraderechista Proud Boys que participó en el asalto al Capitolio de Estados Unidos, colaboró con la policía y el FBI a cambio de reducir una sentencia por fraude, muestran registros judiciales.

El caso se remonta a 2012, cuando Tarrio fue arrestado y acusado de seis cargos por un fraude vinculado al robo y reventa de tiras reactivas para diabéticos, junto a otros dos colaboradores. Un año después se declaró culpable de cuatro cargos.

Desde entonces, «él ha colaborado de forma significativa», dijo la fiscal Vanessa Johannes en una audiencia en Miami en 2014. En aquella ocasión, se discutía una moción para reducir la sentencia de Tarrio, que inicialmente amenazaba alcanzar hasta 10 años de prisión.

La revelación es curiosa porque muestra que una persona vigilada de cerca por las autoridades por su vinculación con el extremismo de ultraderecha y participación en manifestaciones violentas, en el pasado colaboró generosamente con esas mismas autoridades.

Miembros de Proud Boys participaron en el asalto al Congreso del 6 de enero, aunque Tarrio había sido detenido dos días antes en Washington por quemar una bandera de Black Lives Matter, el movimiento antirracista. Tenía consigo dos fusiles de asalto y municiones.

En la transcripción de la audiencia de 2014, obtenida por AFP el jueves, la fiscal detalla que la colaboración de Tarrio con la policía y el FBI condujo al procesamiento de 13 personas.

Su abogado de entonces, Jeffrey Feiler, indicó además que su cliente ayudó a hallar a contrabandistas de esteroides y narcóticos, a desmantelar invernaderos de marihuana y a descubrir traficantes de personas, si bien no todos sus esfuerzos derivaron en arrestos.

Este último caso se trataba de un grupo que traía inmigrantes a Estados Unidos. «Él se reunió y negoció el pago de 11.000 dólares a miembros de la banda para traer familiares suyos, ficticios, desde otro país», dijo Feiler, según la transcripción. /AFP

También podría gustarte