Hoy, Día de Nuestra Señora de los Remedios

81

Hoy, 2 de febrero, la Iglesia Católica celebra con devoción el Día de Nuestra Señora de Los Remedios, y por esta razón, la Catedral Basílica de Santa Marta se ha unido a esta gran fiesta religiosa.

En honor a la santa patrona se celebrará una  solemne Eucaristía en la advocación de Nuestra Señora de Los Remedios y la misma será presidida por el párroco de la Catedral Basílica de Santa Marta,  padre Isidro de Jesús Castro Duque.

“Esta ceremonia se realizará con todos los protocolos de bioseguridad exigidos por las autoridades locales y nacionales para hacerle frente a la pandemia”, aseguró el sacerdote Isidro de Jesús Castro Duque, quien invita a los samarios a seguir la Santa Eucaristía por las redes sociales de HOY DIARIO DEL MAGDALENA, y la emisora comunitaria Voces FM, con el fin de venerar a la Madre de Dios como se merece y orarle para que la pandemia finalice pronto en Colombia y todo el mundo.

LA ADVOCACIÓN

La Virgen de Los Remedios es una advocación mariana ligada desde sus orígenes a la Orden de la Santísima Trinidad y de los Cautivos, conocidos como Trinitarios, fundada por San Juan de Mata y San Félix de Valois y aprobada por el Papa Inocencio III el 17 de diciembre de 1198; extendiéndose a partir del siglo XIV por Europa y América.

El Papa Juan XXIII aprobó en 1959 el patronazgo de la Virgen de Los Remedios para toda la Familia Trinitaria. Numerosas ciudades han tomado a esta advocación como su patrona, y muchas iglesias y templos están consagrados a su nombre. Otras derivaciones de la misma advocación son: Virgen del Remedio y Virgen del Buen Remedio.

Cuentan las crónicas de historiadores antiguos, que en el siglo XV, queriendo la soberana reina de España, la católica Reina Isabel, evangelizar estas regiones creyó oportuno interponer ante el Altísimo la subyugadora influencia de la Madre del Amor Hermoso, La Santísima Virgen María. Para el efecto envió para estas tierras sendas imágenes de la Señora, bajo distintas advocaciones.

La tradición nos narra que llegadas las cajas al puerto de Santa Marta  encontraron al abrirlas que la imagen de la Inmaculada Concepción, que era la mandada a Riohacha, fue enviada para Santa Marta y la de Nuestra Señora de Los Remedios, destinada para Santa Marta, finalmente tuvo como destino Riohacha.

Cuenta la bella historia de la “Vieja Mello”, como es llamada por sus feligreses, que el 14 de mayo de 1663, una fuerte tempestad con mar de leva azotó a Riohacha, destruyendo integralmente la Calle de los Plateros (área comercial de la capital Guajira en esa época) y amenazaba con destruir el resto de la población. Los nativos, ante la gravedad del fenómeno, corrieron a la Catedral y sacaron la imagen de la Virgen de Los Remedios.

El afán de los feligreses y los fuertes vientos hicieron caer la corona de oro que la Virgen llevaba sobre su cabeza, hecho que inmediatamente calmo la furia del mar y el fenómeno climático. Desde entonces el fervor y confianza de los feligreses por nuestra Señora de Los Remedios se ha incrementado de generación en generación.

Es tradición que los hombres de cada familia, en muestra de liderazgo y respeto, madruguen a la fiesta religiosa de Nuestra Señora de Los Remedios. Con sus mejores atuendos los caballeros esperan para avanzar al altar mayor y luego de hacer una venia a la imagen de la Virgen de Los Remedios, que se expone a un costado del Altar Mayor de la Catedral Basílica, reciben su vela.

Según  historias y hechos soportados por muchos feligreses, la mejor muestra del fervor y milagro de la vela de la Virgen de Los Remedios es cuando esta es encendida, en cada hogar, ante la amenaza de fuertes tormentas, lo que calma considerablemente el fenómeno climático. Sin duda el 2 de febrero es considerado un día para reforzar la fe y confianza en esta bella Virgen que ha sido autora de innumerables beneficios.

 

También podría gustarte