‘Con el cierre del Tayrona hay que cuidar el corazón del mundo’: Los Kamkuamos

275

El cierre por 15 días permitirá un respiro a todas las especies que habitan en esa reserva natural y un tiempo de descanso a todos los elementos que se encuentran allí. 

Por 
EDGAR TATIS 
GUERRA 

Las comunidades indígenas asentadas en la Sierra Nevada de Santa Marta, a través de la etnia de los Kankuamos, dio a conocer las razones del cierre temporal del Parque Nacional Natural Tayrona indicando que su propósito es el de conservar la flora, fauna y las bellezas escénicas naturales de ese lugar.

Según Rosalba Elena Armenta Martínez, miembro de la comunidad Kankuama, la Sierra Nevada de Santa Marta es un solo bloque que se reconoce como el corazón del mundo y que el Parque Tayrona es uno de los puntos estratégicos dentro de la Línea Negra.

“Durante el cierre temporal por 15 días nuestras comunidades aprovechan para realizar sus trabajos tradicionales de pagamentos ya que el Parque Tayrona constituye un punto importante en Santa Marta y para nosotros es como la entrada o la abuela según nuestra cosmovisión”, precisó Armenta, quien es ingeniera agrónoma egresada de la Universidad del Magdalena.

Dijo además que con el cierre se permite un respiro a todas las especies que habitan en esa reserva natural pero también un tiempo de descanso a todos los elementos que se encuentran localizados en el Parque Tayrona. “Para nosotros todo tiene vida, incluso las piedras que, aunque aparentemente sean inertes, para nosotros tienen su espíritu y este tiempo se utiliza para que descansen”, anotó Armenta.

Vale indicar que la prohibición del ingreso al Parque Natural Nacional Tayrona y la prestación de los servicios ecoturísticos en ese sitio será hasta el 15 de febrero y que dicho cierre se dará en dos oportunidades más (Del 1 al 15 de junio y del 19 de octubre al 2 de noviembre) tal como lo señala la Resolución 026 de Parques Nacionales Naturales de Colombia.

Dijo la representante de la etnia Kamkuamos que existen evidencias del avistamiento de animales que llegan hasta ese territorio precisamente aprovechando la no presencia de los seres humanos y que han sido registrados gracias a los elementos tecnológicos que se han utilizado.

“El Parque Nacional Tayrona es uno de los lugares más visitados tanto por nacionales como extranjeros y que tengamos este momento de cierre temporal que es pequeño no significa que vayamos a tener una perdida sino al contrario es un tiempo de conservación y de muchas ganancias, ganancias que a veces son intangibles y que incluso no pueden ser percibidas pero que sí lo aprovechan todas las especies”, recalcó la ingeniera de la comunidad Kankuama.

Al referirse a la Línea Negra fue explicita al reconocer que se trata de una visión ancestral no caprichosa ya que su comunidad Kankuama al igual que los Koguis, Wiwas y Arhuacos son pueblos milenarios que han habitado durante varios años estos territorios, los cuales conocen detalladamente y les preservarán por siempre.

“La Sierra Nevada de Santa Marta es uno de los ecosistemas primordiales para la humanidad en donde se cuentan más de 300.000 puntos que son considerados sitios de pagamento que para nosotros están interconectados unos con otros, entonces lo que suceda en el Parque Tayrona afecta a todo el conjunto. Afortunadamente ya la custodia de la Sierra Nevada ya no solo recae sobre los pueblos indígenas sino también sobre las comunidades que allí habitan y de todas aquellas personas que cada año visitan el Parque Tayrona”, concluyó Rosalba Elena Armenta.

También podría gustarte