Dimar abrió indagación al buque fondeado en bahía de Santa Marta

1.347

Ayer jueves 4 de febrero se completó un mes luego de que el Nissi Commander I, proveniente de República Dominicana, fondeara de manera accidental en Santa Marta. Su destino era Barranquilla, pero la falta de comida y las condiciones mecánicas los obligó a desviar.

Al interior de la embarcación catorce marineros aseguran que la poca comida que les quedaba se le ha podrido. La sed, el hambre y el Covid-19 amenaza con atacarlos. Los tripulantes han asegurado que fueron abandonados por su armador desde que se reunieron con él en la Bahía de Santa Marta y se encontraban sin insumos, por lo que la comida, se las hacen llegar con una lancha todos los días y sin ningún tipo de protocolo que pueda evitar el contagio por Covid-19.

VEA TAMBIÉN: Dimar investiga buque Fondeado por posible violación de las normas

Tras esta situación, la Dirección General Marítima, a través de la Capitanía de Puerto de Santa Marta, informa sobre la apertura de una investigación preliminar al buque “Nissi Commander I”, de bandera de Mongolia, por el posible incumplimiento de las normas de Marina Mercante.

De acuerdo con Pastor Jaramillo, abogado que denunció el caso, la crisis sanitaria que enfrenta la tripulación obedece al abandono del propietario del navío, quien ha incumplido con los deberes contractuales. “Los ha abandonado a su suerte, pero desconozco por qué ha sucedido, ya que tengo buenas referencias de los responsables de la embarcación”, indicó Pastor.

El abogado con apoyo fotográfico evidenció la insalubridad que se está presentando en la motonave, debido a que por falta de agua y luz los marineros no pueden tener el lugar limpio desde hace un mes y las plagas ya hacen presencia generando más suciedad.

Por otro lado, Pastor Jaramillo ha cuestionado el papel de la Secretaría de Salud distrital  que “no ha delegado un comité sanitario que haya llegado hasta el barco”, por ende, el jurista le pide a la administración Distrital enviar una comisión de profesionales de salud y sanidad para que revisen las condiciones inhumanas y de alto riesgo epidemiológico en que se encuentra la tripulación del buque cuyo IMO es 8705333 y se tomen inmediatamente los correctivos a fin de proteger la vida digna de los marinos y a la red de salud de Santa Marta.

Mientras tanto, la Capitanía de Puerto de Santa Marta continúa con el recaudo probatorio que permitirá establecer las causas que originaron dicha situación, y determinar si hay lugar a sanciones administrativas.

La Autoridad Marítima sigue trabajando de la mano de las demás autoridades, con la finalidad de mantener operaciones marítimas integralmente seguras.

También podría gustarte