Tampa Bay-Kansas City  por el título del Super Bowl   

23

Las gradas del Raymond James Stadium solo contará con unos 25.000 aficionados de los 65.000 que puede albergar. 

Jugando como locales por primera vez en la historia, los Tampa Bay Buccaneers tratarán de arrebatarle la corona del football americano a los Kansas City Chiefs en el Super Bowl, en un choque generacional entre el legendario Tom Brady y su posible sucesor Patrick Mahomes.

La edición 55 del Super Bowl, el gran espectáculo deportivo de Estados Unidos, pondrá el punto y final a una campaña en que la NFL logró sortear los desafíos de la pandemia de coronavirus – los partidos aplazados y contagios de jugadores no adulteraron la competición – y ofrece una batalla entre ‘quarterbacks’ que puede marcar una época.

Resistiéndose a la retirada, Tom Brady protagonizó una nueva hazaña clasificando a su décimo Super Bowl en su temporada de estreno con los Buccaneers, una franquicia que solo posee un título (2002) y llevaba 13 años sin siquiera pisar los playoffs.

Frente a Brady y sus, por ahora, seis títulos de NFL (todos con los New England Patriots) estará Patrick Mahomes, un mariscal de campo con un prodigioso talento al que muchos creen capaz de llegar al nivel de su rival.

La trascendencia del duelo entre Brady y Mahomes, que ya ganó un Super Bowl y a sus 25 años es el más joven en disputar un segundo, ha generado comparaciones que van más allá del football americano.

Con 43 años y 188 días de edad será el jugador más veterano en disputar un Super Bowl, un hito asombroso en este deporte de feroz exigencia física en el que la media de duración de una carrera son 3,3 años.

Los Chiefs parten como favoritos para conquistar su tercer anillo pero tendrán que sobreponerse al impacto producido por el accidente automovilístico del jueves en el que se vio involucrado Britt Reid, hijo y asistente del técnico Andy Reid.

También podría gustarte