Coaliciones  

29

Por: FERNANDO CEPEDA ULLOA  

Las hay muy variadas. La del Frente Nacional pactada por 12 años y luego ampliada a 16, entre los dos partidos mayoritarios Liberal y Conservador, consagrada en el mal llamado plebiscito (1917) y en un acto legislativo (1959) para ponerle fin a la violencia interpartidista y crear un ambiente favorable en la tecnocracia.

De hecho, el Frente Nacional se prolongó durante 12 años más (López Michelsen, Turbay Ayala, Betancur). Y luego vino el esquema Gobierno-Partidos de oposición que introdujo el presidente Barco cuando los conservadores decidieron no participar en su gobierno. Más adelante César Gaviria reconstruyó una coalición, inclusive con el M-19, para lograr un consenso ampliado en torno de la Asamblea Constituyente. A partir de la Constitución de 1991, todos los gobiernos han sido de coalición. El multipartidismo se entronizó en Colombia. Y construir coaliciones era la única manera de obtener gobernabilidad democrática y de llegar al poder.

En el caso de la segunda vuelta en 2018 hubo una coalición ocasional para asegurar el triunfo del candidato del Centro Democrático y, así, evitar un posible triunfo de Petro. Infortunadamente, esta coalición se disolvió inmediatamente. En 2014 se elaboró una coalición que incorporó a la izquierda para asegurar el triunfo de Juan Manuel Santos, quien había sido derrotado en la primera vuelta por Óscar Iván Zuluaga.

Y ahora, se dice que existe una coalición mayoritaria que está asegurando la gobernabilidad de Iván Duque. Este tipo de coaliciones son las que he denominado el partido presidencial.

Ante la crisis de representatividad y credibilidad, los partidos, grupos y movimientos están anunciando coaliciones para escoger un candidato que logre pasar a la segunda vuelta. No hay ilusiones de que alguno de ellos pueda ganar en la primera vuelta, como lo hizo Álvaro Uribe en dos ocasiones. Estamos ante un escenario de múltiples coaliciones. Alguna o varias quedarán eliminadas en la primera vuelta. Una expresión de la precariedad de todos los partidos políticos. Una situación electoral inédita. Y se espera que lo que ocurrió en 2018 no se replique. ¿Habrá una coalición ganadora que obtendrá la presidencia y el Congreso? ¿Acaso se requerirá una nueva coalición post segunda vuelta que garantice la gobernabilidad?

Es deplorable que no exista análisis de cada una de estas coaliciones, de lo que permitió armarlas, de cómo lograron mantenerse y por cuánto tiempo y por qué se disolvieron. Hice un intento muy modesto hace casi 10 años, cuando publiqué un ensayo sobre el funcionamiento de la Mesa de Unidad Nacional, en la expectativa de que de esta manera estaba estimulando un trabajo más ambicioso al respecto. Pero no ha sido así.

Se dice que Carlos Holmes Trujillo habría sido un candidato de consenso. Tengo fuertes dudas al respecto.

Desde Andrés Pastrana no ha habido otro presidente conservador. Esto revela el cambio político que ha sucedido en Colombia.

Los partidos están de capa caída en las principales democracias. Por eso tanta incertidumbre. No hay modelos para imitar, a no ser el de la señora Angela Merkel en Alemania. Pero cómo imitar partidos tan ricos, que tienen sucursales aquí y en otras partes del mundo.

Hay que repensar el tema político. Hay que reformular el ideal de la democracia, que está mostrando graves falencias. Nos sorprenderán acontecimientos impensables. La perplejidad será nuestra compañera por algún tiempo.

*ExMinistro de Estado  

También podría gustarte