#ENVIDEO: Denuncian más ‘covifiestas’ en el barrio 20 de Julio organizada por ‘Los Bloom’

3.368

El Covid-19 sigue más latente que nunca; Santa Marta atraviesa la que parece ser la segunda ola de contagios desde que inició la pandemia, la cual sigue infectando a cientos de personas al pasar de los días y de la misma manera ocasionando la muerte a quienes presentan enfermedades de base.

Sin embargo, la irresponsabilidad y la falta de consciencia de algunas personas no pararan al silencioso y mortal virus. A pesar de los constantes llamados de la Alcaldía Distrital a través de la Secretaría de Salud de no bajar la guardia, a los comerciantes les importa más el dinero que la vida.

Entre la noche del domingo y la madrugada de ayer, el barrio 20 de julio, más exactamente la carrera 16 A con calle 5, fue epicentro de una peligrosa ‘Covid-rumba’ que se realizó al interior del recién inaugurado patio rumbero y amanecedero ‘Los Bloom’, sitio que funciona de manera clandestina.

A través de las redes sociales, uno de los propietarios de la vivienda donde se adelanta este tipo de evento que reúne a más de 200 personas en un solo lugar, transmitió la rumba, donde se evidenció que los asistentes no portaba elementos de bioseguridad y además no guardaban el distanciamiento social.

 “Aquí se llama a la Policía y no aparece. Esto es una falta de respeto con las personas que vivimos por acá, que al día siguiente tenemos que ir a trabajar y esa bulla no nos deja dormir. En ese patio entran personas no solo del sector, sino de Pescaíto, San Jorge, San Martín, y de diferentes barrios de Santa Marta”, manifestaron residentes del barrio.

Según información suministrada por habitantes del barrio 20 de julio, los uniformados del cuadrante, quienes son los encargados de la seguridad en el sector, estarían siendo “comprados” con dinero por parte de los organizadores de este tipo de eventos para que les permitan dejar ingresar a las personas a rumbear.

OTRAS RUMBAS 

El patio rumbero y amanecedero ‘Los Bloom’ no sería el único que está realizando este tipo de rumbas de manera clandestina. Esta casa periodística logró conocer que en el barrio Primero de Mayo y María Eugenia, algunas casas están siendo adecuadas de la misma manera para encuentros rumberos.

Habitantes del barrio Primero de Mayo denuncian que entre la carrera 33 y 33, una familia restauró el patio de su inmueble y lo acomodó para adelantar fiestas de manera clandestina y hasta altas horas de la noche, violando los decretos que prohíben este tipo de eventos. Así mismo, el toque de queda.

 “Uno se cansa de llamar a la Policía, estos uniformados nunca hacen nada para apagar esas rumbas, son las 2 y 3 de la mañana y escuchas tú todavía la música a todo volumen y la gritadera del poco de muchachos que vienen hasta acá para rumbear a escondida, exponiendo la salud de ellos y la de sus familias”, relataron.

También podría gustarte