Líder indígena y exbanquero no ceden en su lucha por llegar al balotaje en Ecuador

41

El líder indígena de izquierda Yaku Pérez mantenía este martes, por tercer día consecutivo, un plantón pacífico para “proteger” los votos que pelea con el exbanquero de derecha Guillermo Lasso por el segundo cupo en el balotaje presidencial de Ecuador.

Estamos “para vigilar, para cuidar, para proteger, para custodiar que la voluntad de los ecuatorianos no sea distorsionada”, dijo Pérez a sus seguidores instalados frente al centro de escrutinio del Consejo Nacional Electoral (CNE) en Quito.

El segundo lugar de la elección presidencial del domingo lo disputan Pérez, un abogado ambientalista de 51 años que alcanzaba un 20,07% de los votos válidos, y Lasso, de 65 años y que registraba un 19,49% de los sufragios.

El economista Andrés Arauz, de 36 años y delfín del exmandatario socialista Rafael Correa (2007-2017), aparece primero con 32,10% de los apoyos, según el conteo parcial del CNE que llegó a 99,43% de actas procesadas, incluido un 7,90% pendiente de revisar por inconsistencias como la falta de firmas de los miembros de mesas electorales.

Pérez, de Pachakutik -brazo político del movimiento indígena-, sostuvo que está “de manera inobjetable en el segundo lugar”.

“Tener más del 20% de respaldo electoral para la presidencia y pasar a la segunda vuelta ya es histórico”, afirmó luego de dialogar con la misión de observadores de la OEA, que el lunes pidió que se “esperen con calma los resultados” finales.

– “Amplia ventaja” –

Aunque por ahora aparece tercero, Lasso también asegura que estará en el balotaje.

“Tengan ustedes la confianza y la tranquilidad que una vez que conozcamos el 100% de los resultados estaremos en la segunda vuelta”, expresó Lasso en un video divulgado el martes en su cuenta en Twitter.

Pérez y Lasso son opositores de Correa.

El balotaje está previsto para el 11 de abril, del cual surgirá el sucesor del impopular gobernante Lenín Moreno, que no se presentó a la reelección y cuyo período terminará el 24 de mayo.

Una pugna entre Correa y Moreno estuvo cerca de sepultar al oficialismo, del que el expresidente se alejó por la “traición” de Moreno, su exaliado.

Lasso argumentó que llegará al balotaje porque hay “miles de actas” por ser escrutadas en provincias como Los Ríos, Pichincha, Manabí y Guayas, que tienen el mayor electorado.

Sostuvo que tiene una “amplia ventaja sobre Yaku Pérez”, quien a su vez consideró que tendrá un “crecimiento exponencial” en la segunda vuelta para vencer al correísmo.

Ante la pelea voto a voto, la Iglesia católica de Ecuador también exhortó el martes “a esperar con serenidad los resultados y aceptarlos con espíritu democrático”.

– Nada de rencillas –

Aunque sin llegar a ser mayoría, Arauz celebró de su lado que su partido figure entre los mayores bloques que integrarán la Asamblea Nacional después de la elección de sus 137 miembros.

Eso “vuelve a ratificar que somos la primera y principal fuerza política”, dijo el joven economista en rueda de prensa.

Además de la coalición Unión por la Esperanza (Unes), de Arauz, Pachakutik y la Izquierda Democrática (ID) serán parte de los principales frentes parlamentarios.

Arauz adelantó que ha tenido “conversaciones” con “distintas candidaturas para poder construir desde antes las perspectivas de un bloque” mayoritario.

“No estamos enfocados en rencillas del pasado ni en obsesiones del pasado”, afirmó.

“La forma de buscar votos, ahora que Arauz carece de carisma, es mediante las alianzas políticas”, dijo a la AFP Esteban Nichols, politólogo de la Universidad Andina Simón Bolívar.

Xavier Hervas, de la ID y que sin tener carrera política aparece en cuarto lugar de la votación presidencial con 15,97%, dijo a la AFP que está “en total desacuerdo y oposición” al correísmo, al que califica de “extrema izquierda, populista y corrupto”.

Y señaló que no apoyará ni a Lasso ni a Pérez. “Ese pensamiento de que los políticos son los dueños de los votos es faltarle el respeto a los ecuatorianos”, comentó.

Quito, Ecuador | AFP | 

También podría gustarte