Surcaribe y el Litoral

36

Los magdalenenses todavía echamos de menos al “Magdalena Grande”, cuando éramos los tres departamentos que contenían toda la Sierra Nevada de Santa Marta; Magdalena, Cesar y La Guajira. Se nos fueron Cesar y La Guajira.

Ahora, está surgiendo un movimiento que pretende crear un nuevo departamento conformado por municipios de la entraña de dos departamentos de la Costa Atlántica, al cual le han asignarían el nombre de: “Surcaribe”. El nuevo departamento tomaría del Cesar los municipios de San Alberto, San Martín, González, Gamarra, La Gloria, Pelaya y Aguachica; de Norte de Santander los municipios de La Esperanza y El Carmen; de Bolívar los municipios de Santa Rosa, Simití, Morales, San Pablo, Cantagallo, Regidor, Río Viejo, Norosí y Arenal. La capital de Surcaribe sería la ciudad de Aguachica.

No es la única vez que se intenta crear un nuevo departamento en la Costa Atlántica; pues, el 20 de noviembre de 2013 el Ministerio del Interior consultó al Consejo de Estado acerca de la petición del Alcalde del municipio de Hatillo de Loba, Bolívar para conocer los requisitos a fin de la creación de un nuevo departamento que estaría conformado por municipios de los actuales departamentos de Bolívar y del Magdalena.

En este sentido, la Sala del Consejo de Estado respondió metiéndolos a explorar los vericuetos de la Ley Orgánica del Ordenamiento Territorial para concluir que el Congreso Nacional puede decretar la formación de nuevos departamentos, siempre que se cumplan los requisitos exigidos en dicha Ley. Claro que les enseñó una vía más sencilla, indicándoles que “el Congreso de la República bien podría crear un nuevo departamento mediante Acto Legislativo”.

Ahora bien, los habitantes de la Región Pacífico también han intentado la creación del departamento del Litoral con municipios de Valle del Cauca, Chocó, Cauca y Nariño. La capital del Litoral sería la ciudad de Buenaventura. Sin embargo sus promotores no lograron tener éxito en ese anhelo. Pueda ser que lo mismo no pase con Surcaribe y Aguachica.

La cuestión que obstaculiza la creación de nuevos departamentos es que la Constitución del 91 dió origen a otro tipo de anhelos mediante la apertura democrática de las Regiones Administrativas y de Planificación con personería jurídica, autonomía y patrimonio propios, cuyo objeto sería el desarrollo económico y social del respectivo territorio. Esa apertura democrática para la destinación del territorio, con miras a transformarse en Región Entidad Territorial, la cual constituye un nivel superior hacia el mejoramiento de las condiciones de vida de sus habitantes, hizo que los promotores y las personas que constituyen la población del área en cuestión optaran por la búsqueda de esa mejor opción.

También podría gustarte