Carmen Ramona llegó a sus 106 años en medio de la pandemia

102

Llegar a los 100 años de edad en estos tiempos de pandemia es todo un privilegio, pero cumplir 106 años es una doble bendición, y eso es, lo que está viviendo la señora Carmen Ramona Zambrano de Steer, quien nació en Santa Marta el 11 de febrero del año 1918.

Hoy, Carmen Ramona es una madre, abuela, bisabuela y pronto tatarabuela feliz, porque en estos días está por  nacer su primer tataranieto, que la tiene muy alegre, porque para ella la familia siempre ha ocupado el primer lugar en su corazón, la misma que hoy la honra con su amor y cuidados para que la pandemia no la toque.

Esta linda bisabuela vive en su casa en el barrio La Tenería, con su nieta Liliana García Steer y dos bisnietos, además de dos personas que la acompañan, la valoran y la quieren mucho.

Esta samaria, ejemplo de vida y salud, tuvo seis hijos, dos de ellos viven: Juan Manuel y Marcos Jerónimo, sus otros hijos son fallecidos: Cecilia Esther, Gustavo, Miriam y un bebé que murió cuando tenía 6 meses.

“Mi abuela no sufre de nada, tiene 20 nietos, 20 bisnietos y un tataranieto que va a nacer en estos días. Ella está consciente, lo único por su edad, es que después del desayuno, el almuerzo y la cena, duerme. Reconoce a todos sus familiares y  amistades, les lanza besitos y también nos  regaña (risas)”, manifestó su nieta Liliana García Steer.

Y con mucho orgullo, su nieta, que es Licenciada en Preescolar, asegura que gracias a Dios, su abuela no sufre de nada, no toma medicamentos para la presión, no es diabética,  y come todo lo que le provoca sin ningún problema de enfermarse su estómago .

La señora Carmen Ramona dice que ha llegado a los 106 años por la misericordia de Dios que la ha querido mantener con vida, pero también la buena alimentación, porque le gusta comer sano.

Por motivos de la pandemia, este año la familia Steer Zambrano no pudo celebrar en grande los 106 años de Carmen Ramona, como siempre lo acostumbran hacer en su cumpleaños, sin embargo,  recurrieron a la creatividad, le hicieron una comida especial, una reunión por la plataforma de Zoom, para que todos sus seres queridos la felicitaran desde la distancia.

Y su hijo, Juan Manuel vino desde Armenia donde vive para felicitarla, con todos los protocolos de bioseguridad, y le ofrecieron una serenata, la cual le alegró mucho su día especial, y desde el otro lado de la reja de la terraza de su casa, la felicitaban sus parientes y amigos, y ella a veces con algunas lágrimas de emoción querían que entraran y la saludaran, pero le recordaban que por el Covid-19 no podía hacerlo.

No obstante, la pandemia que azota a la humanidad, no fue motivo para que la señora Carmen  Ramona recibiera sus 106 años de vida como Dios manda, con mucha alegría y fe, la misma que la ha acompañado en sus años, al considerarse una mujer privilegiada y bendecida por el Todopoderoso, el Dueño de nuestras vidas.

También podría gustarte