Nuestras posibilidades vitales

24

Frente a un mundo que florece hay otro mundo que fracasa. Lo importante es retomar nuestras posibilidades vitales y hacer piña, pensando en promover el respeto entre los moradores, junto a la consideración universal cooperante, sobre todo en temas de salud y formación. Ojalá aprendamos de lo vivido. Sólo así podremos enmendar actuaciones que no han estado acertadas.

A mi juicio, es fundamental tomar el timón de lo responsable, si en verdad queremos hacer frente a tanto desastre que impera hoy por todos los rincones terrestres. La pobreza ha aumentado, al igual que el hambre. Esto nos exhorta a movilizar el reparto, a recuperar el sentido de familia, a repararnos para poder abrirnos al encuentro de lo diverso.

Pensemos, por otra parte, que el mundo nace en nosotros mismos; y, dentro de nosotros, toma vida y adquiere su dominio habitual. Lo cruel de toda esta atmósfera es que el miedo y la desesperación se han enquistado en el corazón de buena parte de la ciudadanía. Por necesidad hemos de poner como prioridad en el ámbito del desarrollo y de las actividades humanitarias, la salud mental. Mientras no lo hagamos, dichas enfermedades, seguirán eclipsando el potencial de las personas y las economías. Sea como fuere, no debemos continuar en la penumbra, es menester activar el gozo por vivir, por hacerlo con dignidad.

Con el tiempo, estoy absolutamente convencido, que lo armónico es lo que nos injerta quietud y valor. Los enfrentamientos entre seres humanos son de una torpeza mayúscula. Por una parte, la cultura de la crueldad nos domina, pero también la cultura del bienestar nos anestesia. Tanto lo uno como lo otro, es un espectáculo que nos apedrea nuestro propio interior.

La estética del orbe es la que en justicia nos pone alas para salir de estos niveles alarmantes de venganza y violencia. En consecuencia, se vuelve imprescindible una educación que enseñe a reflexionar críticamente y que ofrezca un camino de maduración en valores. No podemos continuar bajo este estado de confusión. Se requieren compromisos auténticos, generosidad manifiesta y empuje significativo, para entre todos soportar la carga; cuestión que conlleva, ser constructores del avance humanístico. Cultivemos, por tanto, nuestra imaginación sin límites. Ahora, si cabe más, puesto que el mundo del trabajo se ve profundamente afectado por esta pandemia. Está visto que, además de ser una amenaza para la salud pública, las perturbaciones que origina esta epidemia a nivel económico y social ponen en peligro los medios que nos sustentan; de ahí, lo transcendente de velar por la seguridad de todos y de que tampoco nos dejemos robar esa energía trascendente, esa sensación de hogar y de amor fraterno.

Prueba amar de verdad un solo día y disfrutarás de sus afectos; pues no hay modo de cambiar el mundo, sino se empieza a mudar de aires por uno mismo. No perdamos jamás ese buen hacer, con nuestro empeño, de generar un espacio para todos, donde toda la gente pueda sentirse acogida, acompañada y reavivada. En este sentido, bravo por esas masas de corazones comprometidas con las operaciones de mantenimiento de la paz, siempre dispuestas a salvar vidas, a promover la resolución de conflictos, a facilitar lo mejor de sí para mitigar contratiempos. Son tantos los virus que nos acechan, que cada día se solicita de más individuos dispuestos a servir y a proteger, a actuar conjuntamente para encontrar los caminos adecuados que iluminen y nos renueve la fortaleza para cuidar de la fragilidad del ser humano y del mundo en el que vivimos

*Escritor 

También podría gustarte