Puentes peatonales convertidos en lugares peligrosos y tenebrosos

366

Líderes y voceros de la comunidad exigen a la Concesión de Alumbrado Público que les instale lámparas para que la oscuridad no sea cómplice de la delincuencia. 

Por 
EDGAR TATIS 
GUERRA 

Muy preocupados e indignados se encuentran los residentes en la urbanización El Parque, La Concepción, Santana y sectores circunvecinos a La Lucha por la ausencia del alumbrado público en los puentes peatonales que se encuentran instalados sobre la vía Troncal.

Cuando cae la tarde y se esconde el sol, la oscuridad cubre todas las estructuras peatonales que se han convertido en espacios tenebrosos para transitar ya que muchas personas les da miedo cruzar por allí.

Y es que precisamente el puente peatonal que fue construido frente a la Urbanización El Parque de Santa Marta se hizo para facilitar el cruce de esta arteria vial con alto flujo vehicular. Este punto se había convertido en un sitio de accidentes con personas lesionadas y hasta con muertos debido en algunos casos a la imprudencia.

Lo cierto es que a pesar de la existencia del puente peatonal es común observar en horas diurnas a personas sin distingo de edades que evitan usar la estructura y prefieren arriesgar su integridad cruzando por debajo. Algo realmente increíble pero cierto.

Expertos en el comportamiento humano no encuentran una explicación lógica a dichas acciones porque dejan mucho que pensar sobre el amor propio, la autoestima, el sentido de pertenencia y la falta de cultura ciudadana de los samarios.

Pero no todo puede ser negativo ya que por fortuna sí existen personas -la inmensa mayoría- que se aman y cuidan a sí mismos y a sus seres queridos, por eso cuando deben cruzar la Troncal suben por el puente peatonal que es sinónimo de seguridad. Pero lo que están solicitando los líderes y voceros de la comunidad es que la Concesión de Alumbrado Público les instale lámparas para que la oscuridad no sea cómplice de la delincuencia.

Un vocero de la comunidad quien pidió la reserva de su nombre nos dijo que desafortunadamente el puente peatonal se ha convertido en una ‘cueva de lobos’ oscura y que causa terror subir por él para cruzar de un lado a otro.

“Es un clamor general de esta comunidad que la administración distrital le exija a la Concesión de Alumbrado Público una pronta intervención en este puente peatonal porque en horas nocturnas es algo tenebroso, nosotros nos cohibimos de transitar por el puente porque allí se pueden esconder personas inescrupulosas para hacer sus fechorías ya que la oscuridad hace al ladrón”, recalcó el líder.

Y es que el puente también ha sido protagonista de episodios tristes y dolorosos, recordemos aquella vez cuando una mujer profesional decidió lanzarse desde el puente peatonal por un despecho y que no se mató por la pura misericordia de Dios. Fue un hecho que congregó a varios motociclistas y conductores de vehículos quienes le pedían que no se lanzara, mientras otros grabaron en sus teléfonos móviles todo ese drama que después se esparció como la verdolaga.

 “Pero otros sí que han aprovechado la penumbra de la noche para hacer sus ‘cositas’ y otras travesuras en la cima del puente peatonal. Desde el consumo de alcaloides, drogas alucinógenas y hasta tener sexo al aire libre. Por eso es que necesitamos una buena iluminación acá en el puente para que se alejen todos esos males”, enfatizó otro denunciante.

NUEVO PUENTE SIN USO 

El otro puente tenebroso es el recién culminado muy cerca a la Central de Transportes de Santa Marta, el cual no ha sido estrenado por los transeúntes ya que con la instalación de una cámara de foto detección a pocos metros y que obliga a la disminución de la velocidad a 30 kilómetros, la gente aprovecha para cruzar la peligrosa carretera.

Algunos habitantes del barrio Santana no les importa arriesgarse y desafían a los vehículos al pasarse al otro lado de la vía para realizar sus compras en los negocios de enfrente. Una situación muy complicada la que se registra en esta zona, de nada ha valido construir un puente peatonal, pintar cebras, colocar barandas, reductores de velocidad, cámaras, ni nada. Lo que realmente faltan son políticas públicas de educación cívica, que permitan fomentar una cultura ciudadana, que se impongan comparendos e incluso multas económicas a los irresponsables.

También podría gustarte