Eln pone en riesgo acciones de la JEP

28

El Ejército de Liberación Nacional (ELN) aprovechó la pandemia del covid-19 y la falta de una política del estado en las zonas de desmovilización de las Farc para fortalecer su presencia en las zonas en que había perdido control hace décadas.

Así lo encontró la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP) en su segundo informe de Monitoreo de Riesgos de la Unidad de Investigación y Acusación de la JEP del año 2021.

Según el informe, hay 10 municipios del país en donde se presenta una alta confrontación armada entre el ELN y otros grupos criminales o con la fuerza pública. Además, el grupo armado intenta recuperar su control en otros 22 municipios que fueron retaguardias históricas, por ejemplo, en La Salina, Paz, y Hato Corozal, en el departamento de Casanare.

El grupo de investigadores también encontró que el ELN tomó 10 nuevos municipios como nueva zona de incursión y reporta presencia con subestructuras urbanas en otros 26 municipios. Su presencia es estable además en 228 municipios con relativos grados de control territorial.

La JEP explicó que los planes de control y recuperación territorial por parte del ELN son un gran obstáculo para el trabajo de la Jurisdicción y para la implementación del Acuerdo de Paz en el país.

De hecho, se pudo evidenciar que 15 municipios en donde se han concentrado las labores de exhumaciones de la JEP han sido objeto de 17 hechos violentos entre el 25 de enero y el 7 febrero, poniendo en riesgo las acciones de verdad y no repetición y poniendo en especial riesgo a las comunidades de las regiones de trabajo de la Jurisdicción.

De acuerdo con la JEP, hay una tendencia a la reactivación del conflicto en zonas a donde ha llegado el ELN y es dicha guerrilla el mayor riesgo de violaciones a los derechos humanos.

Solo en el periodo analizado fueron asesinados dos excombatientes y 7 líderes sociales. En este tiempo también se reportó una masacre cada tres días.

CASOS DE ALERTA

La Jurisdicción destacó especialmente algunas zonas en donde el impacto del ELN se siente con mayor peso, impacto que puede afectar el trabajo de la JEP.

En Catatumbo, en un periodo de 15 días, se reportó el desplazamiento de 250 personas y el asesinato de un líder social cada cuatro días. Esto sumado a la alerta de paro armado emitido por el grupo guerrillero en su intento por ganar la disputa con el Clan del Golfo y Los Rastrojos.

La JEP también alertó por la situación en el suroccidente del país, en donde el ELN mantiene una disputa por el Cañón del Micay. Su presencia en la zona ha dificultado las acciones forenses para encontrar cuerpos de víctimas que fueron enterrados clandestinamente en esta zona del país.

Se alertó además por los combates entre el ELN y el Clan del Golfo que han llevado al confinamiento de la población de Dabeiba y Frontino, en Antioquia.

“En Dabeiba, precisamente, la JEP ha reportado 71 hallazgos forenses que han facilitado la identificación de cinco personas en el marco de los casos 03 conocido como el de “falsos positivos” y el 04, que priorizó la región de Urabá. De persistir la tendencia de recrudecimiento de la violencia en la zona, la continuación de este tipo de acciones judiciales podría verse restringida por problemas de seguridad”, afirmó la Jurisdicción.

También podría gustarte