El regreso de ‘La Vorágine’ a Señal Colombia

138

Una joya de la literatura de las obras más importantes de la literatura colombiana, ‘La Vorágine’, escrita y publicada en 1924 por el autor José Eustasio Rivera, vuelve a Señal Colombia con la versión dirigida por Lisandro Duque.

De lunes a viernes a las siete de la noche, los colombianos podrán disfrutar de este clásico televisivo, protagonizado por reconocidos actores como Armando Gutiérrez, Florina Lemaitre, Frank Ramírez, María Fernanda Martínez y Waldo Urrego.

Es una miniserie de siete capítulos que narra las aventuras del poeta Arturo Cova y su amante Alicia en los Llanos orientales y en la selva amazónica en la época conocida como la ‘fiebre del caucho’.

Una adaptación realizada hace 31 años, de la cual Lisandro Duque habla sobre la experiencia de realizar una adaptación de una obra literaria y lo importante de verla en estos tiempos.

“En la historia de Colombia hay tres obras sagradas de la literatura. La primera, ‘María’ de Jorge Isaacs publicada en 1867. Después ‘La Vorágine’, que se publicó en 1924.

Cuando murió José Eustasio Rivera en Nueva York estaba gestionando con una productora americana la eventualidad de llevarla al cine americano porque se volvió en muy poco tiempo en un éxito mundial en ventas, traducida a varios idiomas. La tercera es ‘Cien años de soledad’ de Gabriel García Márquez, publicada en 1967. Esa es una trilogía sagrada para los amantes de la literatura colombiana”, comentó Lisandro Duque.

Según el director, la versión literaria de José Eustasio Rivera es muy rica en anécdotas selváticas, en reflexiones que nutren el alma desesperada de sus personaje cautivos, enfrentando la calamidad de un mundo que desconocen que es el de la selva. Es una novela muy audaz que ofrecía un magnífico material para una historia de aventura.

“Uno de los factores que significó una novedad para mí y que me intimidaba un poco, es el hecho de que yo nunca había hecho televisión, donde no se puede trabajar con el mismo ritmo que en cine. Yo no había trabajado con tanta cantidad de gente en diversas locaciones y con dos o tres cámaras, yo estaba acostumbrado a filmar con una sola cámara. Los productores de RCN en esa época estaban asustados porque el proyecto se colgó. Así que poco a poco fui cogiéndole el tirito al trabajo con varias cámaras y así avanzó más fluidamente el rodaje”, recordó Duque.

No fue fácil grabar en la selva, “siempre le tuve pánico a la selva”, confiesa en los tres meses que les tomó rodar por Leticia, en selvas del Perú, Brasil y Ecuador y en los Llanos orientales.

“Cada rato se nos aparecían culebras, tuvimos muchos problemas con los zancudos y el clima. Para mí fue una experiencia muy valiosa, muy reveladora, el poder estar en la selva, grabando en condiciones bastantes inclementes”, indicó.

El elenco fue gigantesco, siendo una de las producciones más costosas para la televisión colombiana de ese momento. Esa serie costó un millón de dólares pero que se compensó por el éxito en sintonía no solo en Colombia sino en el exterior. /Colprensa

También podría gustarte