Cerraron más de 50 bares y discotecas

64

En varios sectores de Santa Marta ha aumentado el número de estancos, puntos fríos y venta de todo tipo de bebidas embriagantes a domicilio, eso sin contar los famosos ‘patios rumberos’ que siguen funcionando sin controles ni permisos, pero lo más grave: proliferando los contagios de Covid-19.   

Por: 
EDGAR TATIS 
GUERRA 

El sector de bares y discotecas en Santa Marta no aguantó el coletazo del Covid-19 que los obligó al cierre definitivo. Más de 50 establecimientos dedicados al ocio y a la diversión nocturna cerraron sus actividades en Santa Marta según lo manifestado por Vanessa Alvarado, presidente de la Asociación de Discotecas y Bares de Santa Marta (Asodibasa).

De acuerdo a lo informado por la vocera de ese gremio, el panorama que viven los empresarios formales es totalmente desfavorable y lo que es peor no se vislumbran soluciones en el corto plazo.

 “Los propietarios de bares y discotecas en Santa Marta han sido aniquilados por la pandemia, estamos hablando de pérdidas económicas gigantescas, muchos se han visto obligados a cerrar sus establecimientos mientras otros están en espera de que se realice el proceso de vacunación para ver si ello conlleva a la tan anhelada reactivación económica y al proceso de reapertura de sus locales comerciales”, explicó Alvarado.

Comentó además que algunos empresarios han buscado la manera de reinventarse tomando nuevas actividades económicas y tratando de captar clientes en medio de esta situación que es totalmente atípica pero que es la realidad del momento.

 “Nosotros hemos cerrado nuestros establecimientos de forma voluntaria en cumplimiento a las medidas que fueron adoptadas para restringir la propagación de los contagios a partir del 16 de marzo del año pasado. Fue un cierre a nivel nacional del entretenimiento y ocio nocturno que es el gremio en donde nosotros estamos asociados y desde ese momento comenzó el martirio para el gremio, muchos han cerrado y han entregado sus locales por la imposibilidad de sostener arriendos comerciales que son bastante altos, mientras algunos se reinventaron a partir de este año como restaurantes, otra actividad completamente diferente”, enfatizó la presidente de Asodibasa.

Según Alvarado en estos tiempos atípicos ha resultado muy difícil iniciar un nuevo negocio y lo más grave es que las condiciones para competir son inequitativas debido a la existencia de superficies que están consolidadas en el mercado y poseen su clientela.

 “En estos momentos más de 50 establecimientos tipo bar han cerrado sus puertas y han entregado sus locales, mientras que alrededor de 70 más estamos en espera de una posible reactivación económica con el proceso de vacunación. Seguimos en espera del apoyo del gobierno y de los entes gubernamentales en todo este proceso teniendo en cuenta que los índices de ocupación de las camas UCI en Santa Marta se han mantenido por debajo del 50 por ciento y estamos dispuestos a desarrollar nuestros planes pilotos de reapertura bajo una estricta vigilancia”, puntualizó.

Es insólito que mientras el gremio de bares y discotecas permanece cerrado al público, la proliferación y venta de licores continúe de manera camuflada. En varios sectores de Santa Marta ha aumentado el número de estancos, puntos fríos y venta de todo tipo de bebidas embriagantes a domicilio, eso sin contar los famosos ‘patios rumberos’ que siguen funcionando sin controles ni permisos, pero lo más grave: proliferando los contagios de Covid-19.

De otro lado no se conocen cifras exactas sobre el decomiso de licores adulterados ni sobre la incautación de licores de contrabando ya que la Policía Fiscal y Aduanera (Polfa) centralizó toda la información en la capital del país.

También podría gustarte