Soldado liberado dijo que se ‘encariñó’ con ELN

94

Apenas minutos después de ser liberado, Yonny Andrés Castillo Ospino, el soldado cesarense de 19 años secuestrado por ELN, entregó una declaración a los medios que ha sido calificada como muestra del Síndrome de Estocolmo. 

El joven oriundo de Aguachica, Cesar, quien recuperó su libertad el pasado lunes en la zona del Catatumbo, Norte de Santander, dijo que: “La verdad, desde el inicio me dieron buen trato, pa qué. Ya me sentía como amañado con ellos y, la verdad, yo no tengo nada que decir así algo malo, que me hayan dado mal trato”, dijo.

Incluso, ante la reiterada pregunta de cómo se sentía en libertad, este respondió que, aunque estaba feliz, a la vez se sentía triste porque ya se “estaba encariñando con ellos”.

‘ENFRENTA PROBLEMAS PSICOLÓGICOS’ 

Ante estas declaraciones, la madre del joven soldado, Argenys Ospina, sostuvo que su hijo enfrentaba problemas psicológicos desde niño. “Él no es violento, al contrario, es muy cariñoso y suele apegarse de manera rápida de las personas y sufrir problemas de depresión”, dijo.

En una declaración a RCN Radio, Ospina aseguró que, en momentos que se lo llevaban a prestar el servicio militar, “le explicó a los uniformados del Batallón los problemas de su hijo y el tratamiento que recibía pero, pese a la entrega de los exámenes, no le creyeron y fue llevado a las filas del Ejército”.

“Aunque mi hijo sí quería prestar servicio a la Patria, estaba contento, me dijo que en el mes de octubre del año pasado lo llamó la psicóloga por su raro comportamiento. Me dijo: debe ser porque hablo mucho y me río de todo, pero voy a dar lo mejor de mi para seguir prestando el servicio militar”, relató Ospina a la cadena radial.

Tan pronto su hijo recuperó la libertad, la madre del soldado le preguntó por la respuesta que había dado a los medios de comunicación y dijo: “mamá, usted me enseñó a decir la verdad, y así fue recibí buen trato, buena alimentación y buen dormir”.

El Ejército, por su parte, indicó que los militares estarán bajo observación médica y psicológica; una vez finalizado el tratamiento, se reintegrarán al Batallón Energético Vial N°10, unidad a la que están adscritos.

“Nuestros uniformados se encuentran realizando los chequeos y exámenes médicos de rigor necesarios, con el propósito de verificar su estado de salud, para que puedan proceder y continuar con el normal desarrollo de sus actividades”, señaló el Ejército.

Ospino Castillo había sido raptado el pasado 2 de febrero, junto al soldado Jesús Alberto Muñoz, en zona rural de El Carmen, Norte de Santander. Ambos desarrollaban operaciones para la seguridad y defensa de los habitantes de Guamalito, corregimiento de ese municipio.

En días pasados, la madre del soldado secuestrado en el Catatumbo, Yonny Andrés Ospino Castillo, suplicó a sus captores que le respetaran la vida y lo regresaran a su hogar.

El secuestro ocurrió cuando salieron de la unidad militar a recoger unos víveres que llevarían a sus compañeros.

También podría gustarte