La vacuna que todos esperan

144

POR 
KATIA VÁSQUEZ 

Un camino de esperanza. Así lo han definido las personas que hasta ahora se han vacunado contra el coronavirus. 

No hay que olvidar que las estadísticas por las muertes que ha dejado la pandemia son aterradoras. Testimonios y los nuevos hábitos de vida que ha traído la enfermedad ocupan gran parte del tiempo de las personas. Hoy, la humanidad está de rodillas, rogando por solidaridad y clamando unión y cooperación en todas las latitudes para acabar con la tragedia del virus.

En un abrir y cerrar de ojos, la pandemia del covid-19 derrumbó los sueños de muchas familias, los establecimientos comerciales en su mayoría bajaron las esteras por mucho tiempo y quienes han podido, han ido abriendo paulatinamente, de acuerdo a los lineamientos del Gobierno Nacional.

Y si bien, el instinto de supervivencia y el miedo son, quizá, los dos sentimientos más fuertes del ser humano, súbitamente los dos llegaron a golpear a la puerta, se apoderaron de las personas, y todo cambió.

Coronavirus, tapabocas, PCR, distancia social, positivo, aislamiento, cuarentena, alcohol, gel antibacterial… palabras que han estado en boca de todos demasiado tiempo en este pasado año 2020 y que lo estarán aún en 2021

Sin embargo, este nuevo año, los samarios, colombianos y el mundo entero, han encontrado una luz de esperanza en medio de la oscuridad, se trata de la tan anhelada vacuna contra el mortal virus. En Colombia se dio inicio al Plan Nacional de Vacunación contra el covid-19, con la llegada del primer cargamento de vacunas de la farmacéutica Pfizer con las primeras 50.000 dosis, procedente de Bélgica. El turno de Santa Marta fue el pasado viernes 19 de febrero, con 930 dosis de vacunas entregadas.

La jornada comenzó en la clínica La Milagrosa, donde se aplicaron 216 dosis, mientras que en la clínica El Prado se inmunizan a 211 prestadores de salud, igualmente siguió con clínica Avidanti con 209 trabajadores de primera línea, y 84 de la clínica Mar Caribe. Al Hospital Julio Méndez Barreneche, le corresponden 210 dosis. Asumiendo así el Gobierno Nacional, Distrital y Departamental, el reto de salud pública más importante de las últimas décadas: enfrentar y derrotar al Covid-19. Es la última etapa que queda y se debe seguir adelante.

La primera persona en recibir la vacuna en Santa Marta fue Marcia Blandón, auxiliar de enfermería de la Clínica la Milagrosa, oriunda de Riosucio – Chocó, quien hace año y medio labora en el servicio de urgencias y piso Covid en el área de hospitalización.

Comenta que lo que ella más resalta de su labor durante la pandemia, fue el reto que enfrentó al ser de las primeras personas asignadas para atenderla, porque en un comienzo no sabía cómo enfrentarse a ella, pero con el tiempo aprendió que con todas las medidas de bioseguridad podía desarrollar su trabajo con confianza.

Frente al tema de la vacuna, Marcia dijo que lo acogió con expectativa: “en mi mente al saberlo, le agradecí al presidente que sin descanso logró que la población recibiera la vacuna y también agradecí que yo fuera la primera en Santa Marta, esto es una luz en medio de la oscuridad”.

En la primera etapa, se tiene programado aplicar el biológico, al personal de salud de primera línea, y a los adultos mayores de 80 años de edad. Para esta jornada, se esperan un millón 650 mil dosis, a lo largo del proceso, se vacunarán el 70% de la población colombiana.

SÍMBOLO DE ESPERANZA 

Sin duda la vacuna contra la covid-19 es un símbolo de esperanza, es decir, una motivación hacia el futuro. Cuando la situación llega a ser tan adversa como lo ha sido estos meses atrás, las expectativas se rompen, mirar hacia el futuro se hace muy incómodo porque no hay ninguna garantía hacia los planes. Cuando el plan de vida se rompe o se paraliza se pueden llegar a tener dificultades para mantener la esperanza y sin embargo, es cuando más se necesita.

En la tarde de este sábado, aterrizó en el Aeropuerto Internacional El Dorado el vuelo KL 749 de la aerolínea KLM Royal Dutch Airlines, que trae las 192.000 dosis de la vacuna china, Sinovac, las cuales fueron anunciadas por el Gobierno Nacional en días pasados..

Estas dosis representan el segundo lote de vacunas que llegan a Colombia tras las 50.000 de Pfizer con las cuales se inició el Plan Nacional de Vacunación.

Para muchas personas, es sorprendente la ‘lentitud’ con la que parece estar avanzando el proceso de vacunación, no obstante, hay que dar un paso atrás y mirar el contexto: este es y será el mayor lanzamiento de vacunas jamás realizado. Realmente se trata de una tarea enorme. Y aunque es entendible que con la pandemia tal como está, la gente en todas partes se sienta impaciente y frustrada, pues para algunos la vacuna no podría llegar lo suficientemente pronto, pero el hecho de que ya haya empezado la inmunización, para otras personas es un indicativo de que las cosas se están moviendo relativamente rápido, aunque no lo parezca.

En la clínica El Prado, otras de las IPS escogidas en la capital del Magdalena, para inmunizar a los trabajadores  de la salud que sirven en la primera línea de atención del covid-19, se vacunó al doctor Abraham Katime Zúñiga, especialista en Enfermedades Infecciosas y quien es referente en la ciudad en temas de salud, manifestó que con ello empieza un símbolo de esperanza, asimismo, hizo un llamado a los samarios y magdalenenses incrédulos para que confíen en las vacunas y de esta forma ayuden a que el país alcance la inmunidad de rebaño.

 “Agradezco al Ministerio de Salud y todos los entes que lograron hacer este propósito, ha sido muy efectiva la vacunación aquí en la Clínica El Prado, han presentado un excelente servicio, ya recibí la dosis, estuve unos minutos en observación, hay que tener en cuenta que es necesario esperar entre 15 a 30 minutos porque en ese tiempo es que podrían presentarse las mayor cantidad de reacciones adversas si es el caso, no obstante, quiero recordarles la importancia de vacunarse, el riesgo de reacciones adversas, es decir, alergias, reacciones graves,  es muy bajo, es menos de 4 por cada millón de dosis”, expresó el médico.

En este sentido, el especialista invitó a las personas a no perder esta oportunidad cuando sean llamados, “la idea es que acudan y se puedan vacunar, sobre todo, los grupos de primera línea, los médicos, demás prestadores de la salud y aquellas personas que han sido priorizadas”.

A su vez, la enfermera especialista en epidemiología, Mayra Alvis, quien fue otra de las primeras personas en ser vacunadas en Santa Marta, se mostró contenta porque afirma que esta manera se inicia el fin de la pandemia en Santa Marta y el Departamento.

 “Estoy agradecida con Dios por la llegada de la vacuna a Colombia y en especial a Santa Marta, fue un gran paso para acabar con la pandemia del coronavirus, hoy recibimos la primera dosis y estamos en pie de lucha para seguir trabajando”, expresó Mayra Alvis, quien trabaja en la Unidad de Cuidados Intensivos de Covid en la clínica Avidanti.

Sobre los duros momentos que han vivido durante la pandemia la joven enfermera dijo “todo esto ha sido una experiencia muy difícil, estábamos viviendo algo que nunca habíamos visto, pasamos momentos duros viendo partir amigos y conocidos por esta pandemia”, explicó Alvis.

Es importante mencionar que, ya se han administrado en todo el mundo más de 30 millones de dosis de las vacunas contra la Covid-19 sin que haya, en general, complicaciones más allá de molestias en el lugar de la administración, cansancio o un poco de fiebre, algo común en la mayoría de vacunas.

 “Las pocas personas que hicieron alergia en los casos reportados, la mayoría fueron mujeres, por ejemplo, en la de Pfizer se han vacunado 18.600 personas y solo 44 mujeres presentaron efectos adversos. El tiempo de inicio de los síntomas, habitualmente el 89% de las reacciones se presentaron en los primeros 30 minutos, por eso es que a la gente se le debe decir que se tiene que quedar en el sitio aplicación entre 15 y 30 minutos para observarlo”, dijo el doctor Katime.

LA NUEVA NORMALIDAD 

Luego de la pandemia, algunas cosas cambiarán. Se ha hablado de una nueva normalidad, pero ¿en qué consiste? Desde usar gel antibacterial y tapabocas, hasta modificar la manera en la que se adquiere algún producto, esto teniendo en cuenta que, aún después de colocarse la vacuna se debe seguir teniendo precauciones contra el coronavirus. Cabe precisar que, los estudios de las vacunas han demostrado que las vacunas protegen a las personas contra el desarrollo de la enfermedad de Covid-19, que puede ser leve, moderada o grave. Lo que aún no se sabe de los ensayos clínicos es si las vacunas también protegen a las personas de simplemente infectarse con el virus y si protegen o no contra la transmisión a otra persona.

De igual manera, en esta nueva etapa, se seguirá con el pasaporte de inmunidad, esto con el propósito de asegurar que una persona esté sana, los países podrán pedir un carnet médico al momento de ingresar a su territorio, con el fin de evitar la propagación de enfermedades.

Asimismo, expertos explican que durante la pandemia se obligó a muchas empresas a mandar a sus trabajadores a casa y desde ahí realizar sus actividades. Se dieron cuenta que es posible ser productivos sin acudir a la oficina. La tecnología ha jugado un papel fundamental durante la pandemia, pues al estar en confinamiento, las clases, compras, y el estar en contacto con la familia, ha sido a través de internet, la humanidad espera que prontamente, con la aplicación del biológico, esta situación cambie y se puedan volver tranquilamente a visitar, pasear y demás actividades, sin temor a enfermar a causa del Covid-19.

Otra de los aspectos de esta nueva normalidad que ha dejado la pandemia, es que los negocios se vieron obligados a vender sus productos por internet y los usuarios han adoptado esta nueva forma de comprar, así lo explican los expertos.

También podría gustarte