Compromisos y prioridades

La administración pública, vista desde dos perspectivas: funcional o de actividad, concepto dinámico que se contrapone a otras formas de manifestación del Poder Público, como la legislación o la jurisdicción; y, orgánica, conjunto de órganos o instituciones que llevan a cabo esa actividad que se estima administrativa, es según Gil Robles, aquella que alude a la idea de manejo o gestión. Ayuda el tratadista Garrido Falla, al afirmar que la Administración determina gestión de asuntos o intereses. En consecuencia, Administración entraña gestión, suponiendo la función administrativa una actividad gestora, realización de fines mediante el empleo de medios pertinentes; y, una actividad subordinada, en cuanto que esos fines y esos medios vienen predeterminados por consideraciones superiores de tipo político. Agrega este autor la nota de alteridad, por cuanto la acción administrativa se ejerce, normalmente, respecto de bienes o intereses que no son propios sino, muy al contrario, ajenos: los de la comunidad.

Sostienen los entendidos, que en las administraciones públicas no tienen por qué haber solución de continuidad, ni sujetarse a los caprichos casi siempre perniciosos y a veces perversos de los mandatarios de turno. Empero, sí deben estar atentos sus encargados, a cumplir las promesas y los compromisos adquiridos, las prioridades, ocuparse de lo importante sin olvidar lo urgente. Dar pasos decisivos en la instrumentación de las tareas, consignar y adoptar agendas de trabajo, ser más ambiciosos, apuntar a un desarrollo sostenible, hacernos más equitativos, prósperos, incluyentes y justos. Tener una coherente, factible, viable y consensuada hoja de ruta que guie las políticas de desarrollo social, humano y de crecimiento económico y permita medir los avances logrados.

Entraña y obliga a las administraciones públicas ser innovadoras. Ponerles a nuestros procesos improntas en las que se tengan en cuenta las propias realidades y necesidades que acusamos y nos circundan. Adentrarnos de lleno en el objetivo de mejorar las condiciones de vida de los asociados. Cambiar, previos análisis y balances, los modelos que obsoletos fueren. Entender que pobreza, pobrería y miseria deben ser superadas y trocarse por bienestar, lo mismo que medirlas desde distintas dimensiones. Que la protección del medio ambiente es vital en todo proceso de desarrollo. Nos compete impulsar decidida y decisivamente inclusión y los asuntos prioritarios, especialmente aquellos articulados a los planes locales, departamentales, regionales y nacionales de desarrollo. Estudiar hasta donde son importantes los aportes de los migrantes a nuestro proceso de desarrollo.

Más en está sección

Arden los presos

La victoria de Petro

Saber que, en el medio actual, determinado por retos políticos y económicos de grandes significaciones y contenidos, hay que tener muy en claro los senderos a seguir, cumplir promesas y compromisos, consensuar con las distintas fuerzas vivas que actúan e interactúan entre nosotros, impulsar la cooperación, tener una visión común de toda la comunidad saber dónde estamos y dónde queremos ir, camino a potenciar y mejorar sin exclusión alguna la vida de todos los asociados. Tareas para el 2018, entre otras muchas. [email protected]