Solicitan la presencia del Distrito ante proliferación de ‘cambuches’ en playa Los Cocos

253

Por 
EDGAR TATIS 
GUERRA 

Indignados y preocupados se encuentran los residentes en el sector contiguo a La Marina internacional de Santa Marta y en los alrededores de la playa Los Cocos ante la presencia de habitantes de calle que usan esta zona como dormitorios a ‘cielo abierto’, realizando allí sus necesidades fisiológicas frente al mar. 

La situación cada día se torna complicada ante el crecimiento desbordado del número de personas en condición de calle, indigentes y seres humanos sin un hogar que han encontrado refugio frente al mar. Han llegado al sector de Los Cocos con cartones, plásticos y otros elementos que utilizan para armar sus cambuches y descansar en horas nocturnas.

Un vecino residente en uno de los edificios de la zona quien pidió la reserva de su identidad, manifestó que ya están cansados de reportar la situación al cuadrante de la Policía Metropolitana ya que efectivamente los uniformados acuden de inmediato a desalojar a estas personas, pero de nada ha servido porque vuelven a reincidir.

 “Estamos desesperados y muy preocupados porque se supone que vivir en esta zona es un privilegio, además ya contamos con la ubicación de dos importantes hoteles muy reconocidos, pero existe un lunar y son precisamente los dormitorios a cielo abierto frente al mar. No solo porque se constituyen en un feo panorama sino porque además han convertido una amplia área cerca a La Marina en un sitio para realizar sus necesidades fisiológicas e inclusive lo más grave para consumir sustancias alucinógenas”, dijo el denunciante.

Y es que resulta insólito que una franja de playa que pretende ir consolidándose como un atractivo para los visitantes que se hospedan en hoteles de marca como AC Marriot o Hilton Garden Inn no puedan gozar del mar con tranquilidad sencillamente porque hay presencia de individuos con mala presentación durmiendo sobre cartones o plásticos.

El asunto va más allá de generar una mala impresión a los turistas ya que se tiene conocimiento que a los gerentes de los establecimientos hoteleros se les ha sugerido que adviertan a sus huéspedes que no caminen de noche la playa Los Cocos para evitar una mala experiencia.

Si bien es cierto que con la construcción de La Marina internacional, de complejos hoteleros con trayectoria y de otros importantes conjuntos residenciales se ha valorizado el metro cuadrado en los sectores de Bellavista y Los Cocos, también es preocupante que los ‘nuevos inquilinos frente al mar’ puedan desestimular la llegada de más inversiones.

UN NUEVO MALECÓN 

Los samarios, residentes y turistas contarán muy pronto con un nuevo Malecón en la Bahía de Santa Marta, el cual se articulará a la zona de yates y botes que alberga la única marina en Colombia a donde llegan los veleros del mundo que participan en el ARC Rally internacional.

Ya es habitual observar a muchos turistas trotando, haciendo ejercicios y disfrutando de toda esta área pero se debe seguir mejorando para garantizarles su seguridad e integridad.

De allí la urgencia de planear una solución amigable al problema de los inquilinos que duermen a cielo abierto porque de nada vale desalojarlos de la playa Los Cocos para que se trasladen y duerman sobre las bancas en el nuevo Malecón o en La Catedral o en la plaza San Francisco o en los parques de Bolívar y de Los Novios. El gran reto gubernamental es la adopción de políticas públicas dirigidas a mitigar el drama social que constituyen las personas sin hogar, y de aquellos seres humanos que han caído en la desgracia de la drogadicción o la delincuencia social como único medio de sobrevivencia.

CRECIENTE INFORMALIDAD 

Imposible ocultar otra cruda realidad: la permanencia de migrantes venezolanos en Santa Marta que viene en aumento, de las cuales muchas de ellas se han sumado a varias actividades informales como la venta de tinto, frutas, refrescos, agua, churros, mientras algunas mujeres hacen maquillaje o cejas permanentes en cualquier esquina de la Avenida Campo Serrano, entre otras labores.

Según los datos que lleva la Federación Nacional de Comerciantes (Fenalco) seccional Santa Marta, los índices de informalidad llegan a un 66% lo que se constituye en una competencia muy fuerte para los empresarios formales que apenas transitan por la senda de la recuperación económica como consecuencia del impacto de la pandemia.

También podría gustarte