“Es muy difícil cantar con Carlos Gardel”: Abel Visconti

80

Cuando Juanes tenía ocho años de edad, cumplió un sueño al ver a Los Visconti en el escenario del Teatro Pablo Tobón de Medellín, y una vez finalizada la presentación, pudo hablar con ellos, tomarse una fotografía.

Allí también estaba su hermano Javier Emilio, quien sin ser un cantante profesional, se le midió a hacer un dueto con Abel para el trabajo discográfico ‘Abel Visconti: dúos que llevo en el alma y en el corazón’, un álbum conmemorativo para celebrar los 70 años de labores de Los Visconti.

“Es un proyecto ambicioso para el alma y el corazón. Es un lujo que Abelito a los 88 años de edad esté lanzando este disco, que es el último eslabón de la cadena de mi padre, porque no habrá algo superior porque se seleccionó lo mejor, que si bien son temas que han funcionado bien, junto a otras canciones nuevas, pero los ya conocidos llegan con otra frescura, otro sonido, aunque siempre están las guitarras de base, pero se agregaron violines, contrabajos, violoncellos”, comentó Graciela Visconti, hija de Abel, y quien estuvo a cargo de todo el proyecto.

Un álbum que desde hace algunos días se encuentra disponible en las principales plataformas digitales, siendo un suceso al ser una de las leyendas vivas y activas del folclor latinoamericano, con más de siete décadas de actividad musical y recordando siempre a su hermano y compañero de aventura artística, Víctor Visconti, quien falleció hacer 18 años.

Un álbum extenso con 18 temas, pero corto si se tiene en cuenta el extenso repertorio que Abel ha labrado a lo largo de tantos años de buena música.  Pero esta vez, no está solo, cuenta con una serie de invitados especiales y nuevos arreglos sin abandonar el estilo y el sonido único de la familia Visconti.

“Este álbum fue seleccionado en todo su contenido junto por mi hija Graciela y yo. Pensamos desde el repertorio, hasta el sonido y los arreglos que queríamos darle. No grabé con cualquier intérprete y me ofrecieron una lista larga. Yo me quedé con los que me tocan el corazón con sus canciones y su forma de ser en la vida”, confesó Abel Visconti.
El disco incluye colaboraciones con artistas como Tormenta, compañera de giras, cartas de juego y muchos escenarios, con quien interpreta ‘Las llaves de mi alma’ de Vicente Fernández, y además, y gracias a la tecnología, un dueto junto a Carlos Gardel.

ABELITO QUIERE SEGUIR CANTANDO

¿Cómo nació la idea de crear ‘Abel Visconti: dúos que llevo en el alma y en el corazón’?

Es una idea de mi hija Graciela, y un poco mía también, pero yo creo que es la primera vez que se hace una cosa así, buscando a todos los amigos para juntarnos, unir nuestras voces como lo hicimos con Tormenta. Nos gusta como salió todo en el disco.

En el disco incluyó colaboraciones con colombianos…

Javier Emilio Aristizábal (hermano de Juanes) no es un profesional de la música, pero lo conozco desde niño. A los ocho años Juanes se sacó la foto con nosotros en el Teatro Pablo Tobón Uribe en Medellín, y desde ahí nos hicimos amigos. Luego nos encontramos en Miami e hicimos con su hermano ‘La Quimera’, por lo que mi hija Graciela decidió ponerlo en el disco, por lo que está enloquecido de la alegría.

También está Anabella que la conocemos desde que actuamos en el local de ella en Colombia. Juntos hicimos esa vez ‘Andate’ y salió un dúo bárbaro y desde ahí la tuvimos en cuenta, por lo que hicimos juntos la canción ‘Paisaje Colombiano’, uno de los tantos temas que le dedicamos a nuestra Colombia, no podía dejar de estar presente.

El disco empieza con ‘Yira Yira’, canción que usted, gracias a la tecnología, canta junto a Carlos Gardel…

Lo que hicimos con Carlitos Gardel fue increíble. Es muy difícil cantar con Carlos Gardel, era un mago que canta, le salía la voz sola, sin respirar y no sé cómo lo hacía, no existe nadie que lo pueda superar. Yo estoy enloquecido al tener una canción con él y que salga como salió es una cosa de locos. Dejamos las guitarras bases originales de la canción, nos encantó como salió todo.

A Graciela le pido a toda hora que ponga el disco porque me encanta escucharlo y me gusta mucho cantar con Gardel.

Podríamos hablar de cada una de las colaboraciones que realiza en este disco, ¿cuáles son sus favoritas?

Todas, pero está “Andate’ con el Chaqueño Palavecino, cuyos arreglos con violines le dio un color especial que suena a mi estilo, pero también a su particular forma musical, respetando el valseado.

También grabamos con Sergio Santi de los Cuyos y estoy enloquecido porque desde los 15 años de edad siempre escucho Los Trovadores de Cuyo y no sabía que el sueño de cantar con uno de los más grandes, Sergio Santi, lo cumpliría a los 88 años de edad, además de ser un gran amigo.

¿Una producción en la que participaron sus hijos?

Es un sueño que yo tenía y que me regaló Dios, porque cantar con mi hijo Daniel es maravilloso, igual que con Graciela que también canta pero no le gusta hacerlo en público.

Con mi hijo Daniel grabamos una canción de Olímpo Cárdenas, ‘Lágrimas de amor’. A mí me mandaron un disco muy rayado, hace muchos años, estando en Bahía Blanca, y fue la primera vez que escuché este tema. Años más tarde, tuve la oportunidad de actuar junto a Olímpo Cárdenas y fue una experiencia maravillosa escuchar sus canciones, y en especial esta en su voz.

Con los años, mi hijo empezó a explorar esta música y se enamoró de la música de Olímpo Cárdenas, y al hacer este disco coincidimos en el gusto por esta canción, por lo que decidimos compartirla.

Es la primera vez que cantamos en el estudio, que grabamos juntos, pero muchas veces son las que ha estado conmigo en el escenario, en varias ocasiones en Medellín en el Salón de los Espejos del Hotel Nutibara.

¿Fue difícil seleccionar las 18 canciones de este álbum?

No fue difícil. La idea era tener lo nuestro, nuestro legado, pero también abrir el espectro y Graciela lo hizo genial buscando las canciones en las cuales nos pudiéramos encontrar en un dúo, lo cual fue una maravilla.

¿Qué significa Colombia para Los Visconti?

De Colombia solo tengo agradecimiento, la quiero demasiado. Imaginate que desde hace dos años soy colombiano, con pasaporte y todo. Con mi hijo hicimos un tema que se llama ‘A toda Colombia’ que nombra a casi todos los pueblos, “volveré cuando muera la tarde mi bella Colombia…”

No dejamos de cantarle a Colombia, con ‘El refugio de Los Visconti’, con “Medellín pedacito de cielo, por tus calles de nuevo andaré, con mi serenata a toda Colombia abrazaré…”.

BOGOTÁ, (Colprensa)

También podría gustarte