Condenados por la muerte de 33 niños pidieron perdón

453

Durante una audiencia desarrollada la mañana de ayer de manera virtual debido a la pandemia del Covid 19, los implicados en la tragedia de Fundación, Magdalena, donde murieron calcinados 33 niños y un adulto – cuando un bus de transporte público se incendió –  pidieron perdón público a las víctimas y sus familiares.

El conductor del vehículo, identificado en su momento como Jaime Gutiérrez Ospino y el líder y guía  espiritual de la Iglesia Pentecostal Unida de Colombia, Manuel Salvador Ibarra, demostraron su arrepentimiento por los hechos sucedidos en mayo del 2014, luego que el bus de placas UVS 556 de Barranquilla que perteneciente a la empresa Coficonortin Ltda. y venía siendo contratado por la iglesia para transportar a los niños cada semana, estallará y les arrebatara la vida a un grupo de menores que regresaban a su casa luego de asistir a la ‘Escuela Dominical’ de la iglesia evangélica Pentecostal Unidad de Colombia.

Por su parte, el abogado de los declarados penalmente responsables, Carlos Mauricio Ramírez Gaitán, sostuvo que sus defendidos más allá de conciliar, “estaban dispuestos a pedir perdón público a viva voz a cada una de las víctimas”.

IGLESIA SE MOSTRÓ AJENA A LOS HECHOS 

Durante la audiencia, el representante de los familiares de los menores manifestó que la iglesia se mostró ajena, manifestando que en ningún momento ordenaron la contratación del vehículo que realizó el traslado de los menores, “la Iglesia Pentecostal Unida de Colombia no podía sustraerse de su obligación de responder por estos hechos”.

De igual modo, dijo que el perdón de las víctimas debió haberse pedido con antelación. Acto seguido, el abogado Ramírez Gaitán peticionó al titular del Despacho otorgar la palabra a sus defendidos para cumplir con la reparación simbólica de pedir perdón.

PIDIERON PERDÓN  

Seguidamente, se le concedió la facultad de habla a los condenados, quienes de manera humilde se disculparon con las víctimas indicando que su intención, pese a lo ocurrido, no fue otra distinta a acercar a los niños a la palabra de Dios.

Al ser aceptado el perdón por el representante de víctimas y al no existir ánimo conciliatorio, se les corrió traslado a las partes demandadas para ofrecer sus propios medios de prueba. Finamente, El Juez de la causa notificó que el desarrollo de esta audiencia continuará el próximo 26 de mayo a las 8:00 de la mañana.

ASÍ FUE LA TRAGEDIA  

Cabe recordar que el grupo de niños regresaba de la Iglesia Pentecostal y el bus, que tenía vencido el Seguro Obligatorio de Accidentes de Tránsito (SOAT) y había incumplido la revisión técnico-mecánica, se varó cerca del estadio de fútbol. El conductor Jaime Gutiérrez, quien tampoco tenía licencia de conducción, intentó encender el vehículo, que funcionaba a gas, echándole gasolina al carburador y se incendió, causándole la muerte a 33 niños y a una mujer, que los acompañaba. Lo anterior dio como resultado el trágico desenlace que conmocionó al país y hoy es recordado por los habitantes del municipio de Fundación con nostalgia y dolor por la pérdida de los angelitos.

También podría gustarte