Lo positivo como propósito

125

Como departamentos de la región a la que pertenecemos, imprescindible es estar a tono con la actualidad, entender como ciudadanos que importa revisar contextos que nos beneficien y orientados estén a vislumbrar aspectos positivos e innovadores, en lo que ayudan, además de los administrativos públicos, temas de interés ambiental, turístico, social, regional, sanitario, tecnológico, gastronómico y demás otros, sin que ello determine olvidar los ámbitos nacional e internacional. Es procurar mantenernos informados de los distintos aconteceres en cuanto a finanzas, negocios, emprendimiento, liderazgo, innovación, ciencia, tecnología, educación, cultura, noticias, actualidad, entretenimiento, diseño, tendencias y desarrollo social, entre otros, lo que nos potenciará en la medida que desde nuestro compromiso y actividades socialicemos, articulemos y armonicemos en compendio nuestro hacer, en la seguridad que se lograrán avances significativos municipio, departamento, región con miras nacionales e internacionales.

Compete a nosotros todos, compromisos ciertos con el desarrollo social, humano y el crecimiento económico, amán de otras significaciones que hacen integral el progreso de los pueblos. De ahí la importancia de trabajar de consuno con calidad y responsabilidad de manera permanente en el mejoramiento continuo de nuestros objetivos, a efecto de ir más allá de las expectativas, unas de las mejores formas y manera de soportarnos y apalancarnos en todo cuanto refiere impulso, fomento y prosperidad colectivas; en lo que importan valores tales como imparcialidad, responsabilidad social, integridad, pasión, veracidad, seriedad; y, adentrarnos en rigor de identidad y talentos en ponernos al servicio de la comunidad.

No podemos desconocer y sí reconocer que estamos en un estado de alarma global que amerita que como región entendamos cual debe ser nuestro papel en la gobernanza futura, en la renovación que requiere la administración pública. Es tomar control frente a las graves situaciones que estamos padeciendo, lo que impone una acertada coordinación entre los gobiernos locales y regionales en la verdad que no se puede prescindir de las regiones.

De ahora en adelante, lo muestran las evidencias, el mundo será extraordinariamente más complejo, el centralismo ya no será más una opción en la forma como lo entendemos, lo que obliga armar arquitecturas para una nueva gobernanza, debiendo ser nosotros como región el espacio en el que se formulen propuestas de redención con dimensión humana; lo que en bien romances no es cosa distinta que ver a ciencia cierta cómo nos articulamos con los gobiernos locales, central y como participamos de las dinámicas globales, so pena de sufrir rezagos y por ende atrasarnos a todo nivel.

Interesa para que lo cual sea una realidad, permitirnos diálogos ágiles y abiertos sobre el futuro de una gobernanza en la que las regiones cuenten como debe y tiene que ser, convencidos que es desde las regiones donde se encuentra el futuro mejor de los pueblos y desde donde mejor podemos proyectarnos. [email protected] *Jurista

También podría gustarte