“Jamás te vamos a olvidar”: Silvestre Dangond

1.052

Uno de los momentos más emotivos, fue cuando el artista Silvestre Dangond hizo su aparición en el homenaje póstumo dedicado al maestro Jorge Oñate, expresando con mucho sentimiento: “Padrino, jamás te vamos a olvidar”, y acto seguido procedió a interpretar una canción, que en su letra narra todo el crecimiento musical que tuvo Jorge Oñate en el folclor vallenato, el mismo que defendió con su gran voz durante su vida artística.

Otra de las escenas que conmovió fue la de una niña que no llegaba a los diez años y golpeaba el vidrio de la carroza fúnebre y no dejaba de llorar y repetir: “levántate, anda levántate ya”.

Así, antes del mediodía de este lunes, La Paz, Cesar, la tierra que vio nacer a Jorge Oñate, recibió la caravana que trasladó el cuerpo del artista de música vallenata, luego de los homenajes que recibió en Valledupar desde el domingo anterior.

Desde que se conoció la noticia del fallecimiento del legendario artista de la música vallenata, en el Hospital Pablo Tobón de la ciudad de Medellín, sus fieles seguidores no han dejado de manifestar su dolor por su temprana partida, tras 40 días de luchar contra el covid-19 y los demás problemas de salud que se desataron en las últimas semanas.

Tres días de duelo decretó la Gobernación del Cesar, y pese al calor en estos tiempos de pandemia, centenares de personas se acercaron para despedirlo.

Ayer se organizó todo un operativo para trasladar el cuerpo de Jorge Oñate hasta La Paz, la población que vio nacer a Jorge Oñate y que se encuentra a unos 20 kilómetros de la capital del Cesar.

Allí, en la Plaza Olaya, en la tarima que lleva su nombre, ya todo estaba organizado para la despedida junto a los suyos. Sin importar el calor y en muchos casos, sin guardar el distanciamiento social, casi todo el pueblo se hizo presente para poder decirle adiós y darle las gracias por tanta música que dejó como legado.

La caravana fúnebre tomó mucho más tiempo de lo esperado. Tanto saliendo de Valledupar como al entrar en La Paz, la cantidad de gente que salió para verla pasar, hicieron más difícil su movilidad. De hecho, ya por las calles de La Paz, su público hacía parar la caravana para despedirse, entre llanto, dolor y mucha incredulidad.

Se dispuso de una escolta por parte de la Policía y en compañía de sus familiares más cercanos llegaron hasta La Paz, donde se llevó a cabo un homenaje hasta las cuatro de la tarde y a esa hora iniciar el traslado al cementerio del municipio.

Pero todas las demoras hicieron que tan sólo hasta las cinco de la tarde se iniciara este proceso, hasta que algunos de los más importantes artistas del género del vallenato, quienes compartieron con el propio Oñate, llegaron para presentar sus respetos e interpretar algunas de sus canciones.

Una vida, una música, un legado que tocó a personas de todas las generaciones, fiel a un estilo único, contundente, pero que a la vez, navegó desde los sonidos del vallenato tradicional, el romántico y hasta picaresco.

Se espera que en los próximos meses se den a conocer algunas canciones que Jorge Oñate había grabado para lo que sería su próximo disco, del cual aseguró su familia, sería un álbum de música cristiana. /Colprensa.

También podría gustarte