Diálogo Interamericano

18

El Diálogo Interamericano es un modelo de eficiencia si se considera su actividad y el alcance de la misma para el entendimiento de América Latina y del Caribe y las relaciones hemisféricas. Asombra que con unos ingresos que son muy modestos logra una presencia y una influencia admirables. No es sorprendente, entonces, que haya sido reconocido en varias ocasiones como uno de los más importantes tanques de pensamiento.

Sus páginas electrónicas son consultadas en 219 países. Los participantes en 60 eventos llegan a 20.000 y las referencias periodísticas se registran en 70 países. Publica informes que son resultado de grupos de trabajo, 36 en el último año, 2020, que es al cual se refieren las estadísticas citadas.

Ha tenido tres directores excepcionales: Abraham Lowenthal, Peter Hakim y desde hace varios, años Michael Shifter. Todos ellos han sido interlocutores ocasionales en los medios de comunicación y ya el nombre de Shifter es familiar en Colombia como que sus opiniones son divulgadas con particular frecuencia.

El Diálogo se distingue por su enfoque siempre equilibrado, su respeto al pluralismo y su compromiso con la excelencia. Tres grupos integrados por personas que poseen conocimiento de los países y de la región contribuyen a la realización de sus significativas actividades. Tiene cien miembros activos, destacados empresarios y un grupo de liderazgo que acompaña al Presidente. En el caso colombiano son cuatro conocidos empresarios: Claudia Blum, Carlos Andrés Uribe, Carlos Enrique Cavelier y Eduardo Carrizosa.

El Dialogo ha sido pionero en temas tan significativos como el de las remesas, al cual le dio una gran importancia desde hace muchos años. Sus estudios contribuyeron a abaratar el costo de los envíos y, luego, a un manejo mucho más racional de los mismos en cada país y en cada familia. Una actividad en la cual se distinguió sobremanera Manuel Orozco. Otra área en la cual han sido líderes es la que tiene que ver con las relaciones con la República Popular China y la región de Asia. Han construido un banco de datos indispensable y una capacidad de análisis notable. Su directora es Margaret Myers.

Ha tenido una preocupación permanente por la Democracia y el Estado de Derecho, un programa ahora fortalecido y que cuenta con la eficaz dirección de Michael Camillieri. Los países saben que cuentan con una asesoría permanente y que sus temas reciben una oportuna atención y divulgación que contribuye a proporcionar una visión seria y objetiva a quienes los leen, particularmente, a los formuladores de políticas en los Estados Unidos y en Canadá, así como en el resto del hemisferio. Sobresalen sus esfuerzos en el campo de la minería y el medio ambiente. De la misma manera se podrían mencionar los programas innovativos que ha venido desarrollando para ayudar a construir un ecosistema para la innovación en el sector educativo y su papel en ayudar a un mejor entendimiento del impacto del Covid-19 es innegable. Lo propio en relación con otros temas que no caben en esta pequeña nota.

Colombia tiene una enorme deuda de gratitud con el Diálogo, porque ha sabido transmitir diagnósticos y recomendaciones de alto valor en todo momento, principalmente, cuando se planteó la formulación del Plan Colombia, cuyo papel estratégico fue determinante.

¿Se requerirá, otra vez una acción similar, dada la gravedad de la situación actual?

*ExMinistro de Estado

También podría gustarte