Multitudinarias  marchas previo a juicio a policía que mató a Floyd 

36

Miles de personas marcharon ayer domingo en Minneapolis, en el norte de Estados Unidos, detrás de un ataúd blanco cubierto de rosas rojas para exigir “justicia”, un día antes del inicio del juicio contra el policía blanco que mató al afroamericano George Floyd.

La multitud, muy diversa, permaneció mayoritariamente en silencio, sólo roto para gritar “¡Si no hay justicia, no hay paz!”. Una pancarta reproducía las últimas palabras de Floyd: “No puedo respirar”.

Nueve meses después de que la muerte de Floyd echara nueva luz sobre la fractura racial en Estados Unidos, el juicio contra el policía blanco Derek Chauvin, acusado de asesinarlo, comienza este lunes con la selección del jurado.

Chauvin, un exoficial del Departamento de Policía de Minnesota (MPD) que fue filmado presionando su rodilla en el cuello de Floyd durante casi nueve minutos mientras el detenido, que estaba esposado, luchaba por respirar.

Las imágenes impactantes de la muerte de Floyd, de 46 años, el 25 de mayo, provocaron una ola de protestas de “Black Lives Matter” contra la brutalidad policial y la injusticia racial en  Estados Unidos y en las capitales de todo el mundo.

El caso de Chauvin promete ser extraordinario en muchos aspectos: contará con abogados estrella, se llevará a cabo bajo estrictas medidas de seguridad y se transmitirá en vivo.

La Oficina del Fiscal General del estado de Minnesota convocó a Neal Katyal, un exprocurador general interino que ha litigado ante la Corte Suprema, para ayudar con la acusación.

Katyal describió el juicio a Chauvin como un “caso criminal histórico, uno de los más importantes en la historia” de Estados Unidos.

Ashley Heiberger, una exoficial que ahora trabaja como asesora sobre prácticas policiales, dijo que “el hecho de que un oficial haya sido acusado penalmente por un uso abusivo de la fuerza es en sí mismo un caso atípico”.

“Es aún más raro que sean condenados”, agregó. “Existe una tendencia de los jurados a querer darle al oficial de policía el beneficio de la duda”.

Sin embargo, las circunstancias que rodearon el caso de Chauvin, de 44 años, son tan preocupantes que “ningún policía u organización policial salió a defender su acción”, dijo.

Otros tres agentes involucrados en el arresto de Floyd, Alexander Kueng, Thomas Lane y Tou Thao, enfrentan cargos menores y serán juzgados por separado.

Los cuatro involucrados en el caso fueron despedidos por el Departamento de Policía de Minneapolis. /AFP 

 

También podría gustarte