“Las mujeres no necesitamos una categoría separada en el automovilismo” Tatiana Calderón

65

Hace tan sólo algunas semanas todo el país se llenó de orgullo por la activa participación del talento y trabajo de colombianas en la Nasa y su misión a Marte, entre ellas, la caleña Diana Trujillo, quien no desaprovechó la oportunidad, en reiteradas ocasiones, en motivar e inspirar a las nuevas generaciones del país, de luchar por sus sueños.

La primera mujer latina en hacer parte del programa de la Academia de la Nasa, sin duda, abriendo camino para que más colombianas lleguen al programa espacial.

Pero Diana Trujillo no es la única que se ha abierto paso, con talento y trabajo, en campos que usualmente han sido dominados por los hombres. Tatiana Calderón ha hecho lo propio en la élite del automovilismo mundial, donde ha sido la primer mujer en participar en la Fórmula 2, y este año, siendo la primera mujer en correr en la Súper Fórmula Japonesa.

Además, por segundo año consecutivo, y en medio de todas las medidas de cuidado y bioseguridad indispensables en medio de la pandemia participará en el Mundial FIA de Resistencia (WEC) con el equipo Richard Mille Racing Team, que es un equipo 100% femenino.

Ya se encuentra en Tokio, y desde allí habló sobre los proyectos que tiene para este año en las competiciones que disputará, y además, lo que ha sido todo su desarrollo como piloto mujer en dichos campeonatos.

UN AÑO DE GRANDES RETOS

¿Qué enseñanza le ha dejado estos años de alta competencia?

Lo que me han enseñado todos estos años de trabajo, cada vez que sentía que se me acaban las oportunidades, aparecía un angelito que me salvaba y se me daba la oportunidad de continuar en ese camino y en ese sueño. Nada es imposible, hay que ser paciente y las cosas llegan a su debido tiempo, sólo hay que trabajar duro para conseguir los sueños que aun tengo.

Un año difícil en medio de la pandemia que continúa…

Es un momento difícil que vivimos en el mundo con la pandemia, pero para mí es un año muy especial. Estaré corriendo el Mundial de Resistencia con las 24 horas de Le Mans, donde estaré compitiendo contra mi ídolo, Juan Pablo Montoya, además de otros pilotos de mucho nivel.

Por otro lado, la Súper Fórmula Japonesa con uno de los carros más rápidos que hay, uno de los más cercanos a la Fórmula Uno, sumándole un año ya de experiencia con el equipo. Es la primera vez que estaré dos años con el mismo equipo, por lo que la continuidad nos aporta muchísimo y seguimos soñando con la Fórmula Uno. En los próximos días arrancamos las primera pruebas.

¿Cómo están planeando su participación en los dos campeonatos cuando el calendario puede seguir variando por la pandemia?

Así como el año pasado, todas las fechas de los dos campeonatos pueden variar. Debemos esperar, porque al principio del año teníamos un calendario en el que no coincidía ninguna carrera, pero todo va cambiando, como la fecha de Le Mans. Espero no perderme ninguna, pero eso tendremos que verlo en la medida que se confirmen las fechas de ambas competencias.

¿Qué aspectos de su trabajo ha tenido que cambiar por el tema de la pandemia?

El mundo nos cambió a todos. Fue una realidad nueva a la cual no estábamos acostumbrados, y en nuestro caso, que viajábamos mucho, para las reuniones, los ensayos y trabajar con el simulador. Ahora, buena parte de ello lo realizamos desde casa, con el simulador y los ingenieros al otro lado del mundo, que nos demostró que en algunas cosas se puede ser más eficiente así.

Te cambia mucho la logística, con el tema de las cuarentenas que debes tomar al llegar a países como Japón.

¿Aún se encuentran muchas diferencias entre mujeres y hombres en el automovilismo?

Si bien este es un deporte donde podemos competir mano a mano hombres y mujeres, si hay muchas diferencias en la forma que pensamos y en la fuerza física. Las mujeres tenemos un 30% menos de masa muscular, y si bien la parte mental es clave en el automovilismo, la física no es menor, más cuando estás en automóviles de la Fórmula 2 o 3 no tiene dirección hidráulica, lo que se requiere de mucha fuerza para controlarlo a 250 kilómetros por hora.

Teniendo en cuenta que no son muchas las mujeres que han participado en este tipo de pruebas, me ha tocado investigar y buscar la manera de entrenarme, porque ciertos entrenamientos no funcionan igual en una mujer que en un hombre.

Hemos logrado cosas importantes para seguir avanzando, pero también teniendo en cuenta que todo lo que estamos haciendo hoy será importante para la siguiente generación de pilotos mujeres, para que ellas lo tengan un poquito más fácil y lleguen más lejos.

Ha competido contra su ídolo, Juan Pablo Montoya, y ahora su hijo, Sebastián Montoya, hace parte de uno de los equipos al cual Tatiana pertenece…

Es un honor compartir con mi ídolo Juan Pablo Montoya, crecí viendo sus carreras. El año pasado en Le Mans me dio muchos consejos y luego de la carrera me enseñó bastante y espero que este año poder aprender y compartir más con él.

A Sebastián Montoya lo seguiré muy de cerca haciendo parte del mismo equipo y sus nuevos retos que vienen para él.

PURO TALENTO Y TRABAJO EN EQUIPO

¿Cómo ha sido la experiencia en el Mundial de Resistencia?

El Mundial de Resistencia es un trabajo completamente en equipo y que requiere de mucho conocimiento y experiencia. Tendremos como rivales a pilotos de ex fórmula, otros personajes como Helio Castro Neves, el ganador de la Fórmula E, y buscaremos pelear por un top cinco, y mejorar lo que hicimos el año pasado.

¿Seguirá trabajando con el equipo de Alfa Romeo Racing de la Fórmula Uno?

La pandemia todo lo cambió, y el año pasado con Alfa Romeo Racing sólo pude estar en los test de pretemporada. Ahora estamos hablando mucho con ellos a ver qué podemos hacer, teniendo en cuenta mis dos competiciones y las cuarentenas que exigen los viajes. Esperamos poder encontrar la fórmula de poder seguir trabajando juntos.

¿Cómo ve la posibilidad de la apertura de una categoría de competencia femenina en el automovilismo?

Mi postura siempre ha sido la misma. Desde niña siempre he competido contra hombres y sin importar el género. No creo que sea bueno generar una separación, porque es uno de los pocos deportes donde pueden competir hombres y mujeres mano a mano. Los campeonatos están haciendo un gran esfuerzo para abrir más espacios para las mujeres y puedan salir a competir. Las mujeres no necesitamos una categoría separada para mujeres en el automovilismo.

Este año volverá a Le Mans, una de las míticas competencias de la historia de la automovilismo…

Hacer las 24 horas de Le Mans es una de esas carreras que todo piloto sueña hacer una vez en la vida. Hacerlo con una tripulación completamente femenina, que por la pandemia no se hicieron ensayos previos, por lo que hicimos la jornada de clasificación sin conocer la pista, hizo que ganáramos mucho respeto. Fue demostrar que las mujeres podemos ser competitivas cuando nos dan las herramientas.

También fue bonito compartir con mujeres en un deporte que, hay que decirlo, predominan los hombres y aún no nos tratan de la misma manera, pero poco a poco va mejorando el tema, pero ganar credibilidad y respeto toma tiempo.

¿Cuál de los dos campeonatos será prioridad para Tatiana Calderón?

La verdad es que los dos serán la prioridad. Iremos carrera tras carrera dándolo todo e iremos viendo los resultados. Son dos contratos con equipos diferentes, con patrocinadores diferentes, por lo que con los dos tenemos responsabilidades.

¿Cómo ha sentido el apoyo que ha recibido desde Colombia?

Llevo 15 años de carrera y cada vez siento más el apoyo desde Colombia, que ha sido clave en todo sentido, desde lo económico, pero también el tema de la licencia, así como el apoyo en temas como el ingreso a Japón, que ahora se ha vuelto tan difícil de poder lograrlo, y desde Colombia me han ayudado con todos los permisos. Hasta el Embajador de Colombia en Japón me ha acogido en su casa y ayudado con los trámites.

Es claro que necesitamos más apoyo, porque entre más tengamos, más podremos entrenar y mejores resultados para el país vamos a lograr.

¿Cómo ha sido su experiencia de ser miembro de la Comisión de Mujeres de la Fia?

Ser miembro de la Comisión de Mujeres de la Fia marca el gran momento que viven las mujeres en el automovilismo y la comisión se ha encargado de crear estas oportunidades. Hace dos meses se nombró la primera niña de 16 años que hace parte de la Academia de Ferrari, y quien salió de un programa apoyado por la Fia.

Nuestros cuerpos son diferentes a los de los hombres, por lo que estamos trabajando para que los monoplazas sean más cómodos para nosotras y los diseñadores tengan en cuenta medidas y otros detalles.

BOGOTÁ, (Colprensa)

También podría gustarte