Maestras realizaron plantón para rechazar los feminicidios

Hoy más que nunca urge la reforma al Sistema General de Participaciones SGP para poder brindarle recursos de manera real y progresiva a la salud, saneamiento básico, educación y agua potable para el pueblo colombiano. 

POR: 
EDGAR TATIS 
GUERRA 

Con el propósito de conmemorar el Día Internacional de la Mujer, un grupo de maestras y madres del Bienestar Familiar realizaron ayer un plantón frente a la sede Territorial de Mintrabajo para rechazar la violencia machista, los feminicidios, el acoso laboral, las desapariciones forzadas, los falsos positivos y la falta de oportunidades.

Desde las 4:00 de la tarde se reunieron en el Parque de Bolívar varias docentes, madres cabeza de familia y lideresas para gritar consignas frente a las instalaciones de la Oficina Territorial del Ministerio del Trabajo en la calle 15 para llamar la atención de los gobiernos tanto distrital como departamental.

 “Lamentablemente hay millones de zonas donde las niñas, jóvenes, madres y ancianas, experimentan la violencia machista, que se refleja en los feminicidios, acoso sexual, acoso laboral, desapariciones forzosas, falsos positivos, pobreza absoluta, falta de oportunidades, violencia de estado, víctima del post conflicto y la desigualdad multidimensional que abre  de manera abismal las brechas, ante la indolencia e inclemencia de sus gobiernos, en especial el nuestro el colombiano”, manifestó la licenciada María del Carmen Ceballos, presidente del Sindicato de Educadores del Magdalena (Edumag).

Fue categórica al referirse a la mujer como persona humana que no es más ni menos que el hombre porque ambos tienen igualdad de derechos. Sin embargo, enfatizó que, por múltiples razones sociales, culturales o religiosas, la historia sigue siendo la misma porque la mujer sigue siendo víctima de diversas y odiosas discriminaciones machistas y patriarcales.

“El hecho mismo de que se conmemore un día especialmente dedicado a los derechos de la mujer trabajadora, significa que en términos generales, continuamos  siendo discriminadas y oprimidas de diversas formas, a pesar de lo mucho que se ha avanzado en la aplicación de leyes contra la desigualdad y de los cambios positivos de conducta social e individual que solo se cumple en menor escala y es letra muerta”; indicó la vocera sindical.

Al referirse a la pandemia causada por el Covid-19 y su afectación en las relaciones de género, la licenciada María del Carmen Ceballos mencionó que ésta “se ha convertido en un detonante para la salud mental, emocional y psicológica, y que el desconocimiento de la hora de lactancia sin dejar de lado el acoso y la sobrecarga laboral, el acoso sexual, la sobrecarga del cuidado del hogar y los altos índices de violencia y la medida equívoca del Ministerio de Educación en implementar un modelo de alternancia sin condiciones coloca en riesgo la vida de la comunidad educativa”, subrayó.

La vocera de Edumag reconoce que existe una desidia en la educación pública ya que las estrategias que se han planteado desde las autoridades educativas no brindan los recursos que permitan encontrar unas soluciones de fondo. “Hoy más que nunca urge la reforma al Sistema General de Participaciones SGP para poder brindarle recursos de manera real y progresiva a la salud, saneamiento básico, educación y agua potable para el pueblo colombiano”, explicó.

Durante el plantón pacífico de ayer se aprovechó la ocasión para resaltar el legado inmaterial por parte de las maestras de la ‘Marcha del Hambre’ quienes con ese acto escribieron la historia.

“Una historia escrita con tinta de oro y huellas de sangre con sus pies destrozados, sus rostros llenos de sudor, pero con la valentía y seguridad de conquistar los derechos del Magisterio Colombiano”, anotó.

Por último gritó este mensaje: “A las maestras colombianas, sujetas de derechos para garantizar la educación de los niños, niñas y jóvenes, sin olvidar a nuestras compañeras del sector salud, heroínas de la primera línea de atención para mitigar el contagio del Covid-19, a las madres cabeza de hogar que viven de la informalidad y que se enfrentan diariamente en la calle para llevar el sustento diario a sus hogares, amas de casa,  víctimas de la   violencia por el conflicto armado, indígenas, afrodescendientes, campesinas, feministas, organizaciones de mujeres, a las que no están con nosotras porque fueron silenciadas por las balas, todas en una sola trenza como hermanas, nuestro mensaje de sororidad y a retomar las banderas de la lucha por la defensa de nuestros derechos los cuales hemos conquistado al calor de la protesta y la reivindicación del papel de la mujer”, puntualizó.

También podría gustarte