‘Que nadie los haga instrumentos del conflicto’: Bienestar

18

Luego de que se denunciara que algunos menores de edad habrían fallecido en medio de un bombardeo a las disidencias en Guaviare, la directora del Instituto Colombiano de Bienestar Familiar, Lina Arbeláez, afirmó que los menores no pueden ser instrumentos del conflicto y que la prioridad debe ser protegerlos y sacarlos de la guerra. 

 “Los niños y niñas reclutados forzosamente son y serán sujetos de especial protección. Nuestra obligación es protegerlos y sacarlos de la guerra, por ello los programas que tiene el gobierno restablecen sus derechos! Que nadie los haga instrumentos del conflicto”, escribió Arbeláez en su cuenta de Twitter.

En el caso ocurrido en Guaviare, Arbeláez informó que el Ejército rescató a dos menores de 18 años víctimas de reclutamiento en medio del operativo, ante lo que el ICBF desplegó sus equipos de atención psicosocial. Los menores están bajo protección del Instituto.

“Después de su valoración médica, los menores entran en un proceso de reparación de los daños ocasionados a su integridad, dado este crimen que violenta los derechos humanos”, afirmó.

Según la funcionaria, el reclutamiento de niños, niñas y adolescentes en Colombia constituye y configura una clara violación a los derechos humanos.

“Los criminales que están detrás de esta práctica aberrante están arrebatando la integridad física, psicológica, moral, los sueños y la posible construcción de proyectos de vida a la niñez de nuestro país. Claramente, desde muy temprana edad los utilizan como escudos de la guerra. Los deshumanizan”, indicó Arbeláez.

La directora del ICBF reiteró que el gobierno y los colombianos reprochan esta práctica, que atenta contra quienes son el presente y el futuro del país.

Además, mencionó que el Instituto cuenta con un programa especializado que busca restablecer todos los derechos de los menores que son reclutados por los grupos al margen de la ley, con el fin de que puedan construir sus proyectos de vida lejos de la guerra.

“Recuperamos su esencia misma, reparamos sus heridas, le ayudamos a construir proyectos de vida y a que puedan tener esos derechos a la familia, a la educación”, explicó Arbeláez. /Colprensa 

También podría gustarte