Declaran campo santo en mina de Socotá donde quedó atrapado un trabajador

Se cerró la búsqueda y rescate del minero Jhon Jairo Fuentes Soto, quien hace 6 días quedó atrapado en el socavón de carbón La Victoria, ubicado en la vereda Coscativa, zona rural de Socotá, en el departamento de Boyacá.

Las autoridades manifestaron que era improbable que el trabajador de 27 años oriundo del municipio de Socha siguiera con vida porque recibió directamente el impacto de varios derrumbes.

Por su parte, la Agencia Nacional de Minería (ANM) informó que no era posible garantizar la integridad física de los socorredores que durante 5 días trabajaron para rescatar al hombre atrapado porque la zona está completamente inestable y continúa derrumbándose.

La decisión de cerrar el rescate ya fue comunicada clara y detalladamente a la familia de la víctima y a todas las autoridades que participaron en el rescate. La autoridad nacional ordenó el cierre definitivo de la mina, y su titular debe garantizar que no ingresen más personas.

LOS HECHOS

El trabajador se encontraba en su labor habitual en el nivel 201, tambor T3 limpiando para el descargue, al rodar un carbón pega con la puerta inicial y la debilita produciendo desequilibrio estructural y como consecuencia se produjo el derrumbe y lo atrapa.

De acuerdo con el reporte de los funcionarios de la Agencia Nacional de Minería, los trabajos se realizaban en zonas abandonadas, no existían procedimientos que tuvieran en cuenta el riesgo de caída rocas, no había sostenimiento para soportar estos impactos por bloques de carbón y el sostenimiento que había, estaba en pésimas condiciones.

Durante cinco días sin interrupción el equipo de salvamento minero de la ANM realizó de acuerdo a los procedimientos de atención de emergencias adoptados por la entidad, las acciones de salvamento minero para rescatar el trabajador atrapado en el derrumbe.

En total fueron evacuadas 280 toneladas de roca y carbón e instalados elementos de sostenimiento en la zona de trabajo.

Después de una evaluación de las condiciones de operación bajo tierra, se concluye que no es posible garantizar la protección de la vida e integridad física de los trabajadores, dado que la zona está completamente inestable y continúa derrumbándose.

Ante la improbabilidad de que el trabajador se encuentre con vida, la autoridad nacional y los organismos de socorro participantes en el rescate, comunican a la familia de la víctima la decisión de cancelar las labores, prohibiendo  el ingreso a la mina y  ordenando cierre definitivo de la misma.

Igualmente, el titular minero debe garantizar y hacer el sellamiento de los ingresos al lugar.

Fuente: Sistema Integrado de Información

 

También podría gustarte