El amigo de santos

37

El abogado Carlos Bernal Pulido publicó en el periódico Ámbito Jurídico (17 de abril de 2015) un artículo en donde sostenía que para los miembros de la Corte Constitucional se debería introducir una prohibición de litigar tras el ejercicio de la magistratura y establecer un intenso escrutinio ético en el proceso de selección.

Al poco tiempo de haber aparecido la publicación –de veras iluminante- Bernal Pulido, por arte de birlibirloque, ingresó a la Corte ternado por el presidente Santos. Se posesionó el 16 de mayo de 2017. El hecho de haber sido postulado por quien lo fue no lo obligaba a votar en su favor pero extrañamente tan pronto llegó la administración de Iván Duque todo lo que le interesaba al nuevo gobierno tuvo su total respaldo. De manera sorpresiva, el 28 de julio del año pasado, renunció del cargo ante la expectativa de un buen negocio que finalmente no le salió. Después anunció que se iba a vivir a los EE.UU. en donde su comunidad cristiana lo dejaba a la buena de Dios.

Y el gobierno Duque en agradecimiento “por los favores recibidos” extrañamente, –lo  cual no se acostumbra, por lo menos para aparentar la separación de las ramas del poder– lo condecoró con el grado de canciller de la Orden de Boyacá en el grado de Gran Oficial (Decreto 1096 del 6 de agosto del año pasado).

Pero los favores debieron ser muchos porque se anunció que el actual gobierno lo acaba de postular como su representante ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH). De esa manera premió a quien botó una magistratura en donde solo permaneció un poco más de tres años ¿En qué quedó lo que escribió el exmagistrado Bernal Pulido sobre el litigio y el escrutinio ético? Todo sea por los votos cristianos. La mermelada da para todo.

Pero no hay mal que por bien no venga. De todas maneras, felicitaciones presidente Santos porque si eligen a quien usted postuló, en el CIHN tendrá un buen amigo… antes de que se vaya al cielo.(Tomado de El Espectador)

*Abogado*Historiador*Periodista 

También podría gustarte