´Venezolano que mató a Policía debe pagar su crimen en Colombia´ 

El ministro de Justicia, Wilson Ruiz Orejuela, aseguró que el ciudadano venezolano que está siendo investigado por el crimen del patrullero Edwin Caro, ocurrido el pasado miércoles en el norte de Bogotá, deberá enfrentar a la justicia en Colombia.

Al mismo tiempo señaló que el Gobierno no ha recibido ninguna solicitud de extradición de Venezuela por el sujeto identificado como Wikerson Slyke Hernández Sánchez, quien en los últimos días fue enviado a la cárcel La Modelo, luego de que un juez de control de garantías considerara que es un peligro para la sociedad el que permanezca en libertad.

Ruiz Orejuela aseguró también que tampoco existe intención de enviarlo a su país de origen, pues deberá responder ante la justicia por el crimen del uniformado de 24 años.

 “Si él cometió el delito aquí en nuestro país, necesariamente tiene que pagar la pena acá, en este momento no tenemos ningún requerimiento oficial de parte del gobierno de Venezuela pero insisto, si cometió el delito acá debe pagarlo acá en nuestro país”, aseguró.

Destacó además que existe el principio de presunción de inocencia pero una vez se demuestre por parte de la Fiscalía General de la Nación su responsabilidad en el homicidio del uniformado, deberá purgar la condena que adopte un juez del Circuito con Función de Conocimiento de Bogotá.

Cabe recordar que tras la muerte del patrullero Caro, fue capturado el sujeto al que la Fiscalía General le imputó los delitos de homicidio agravado, tentativa de homicidio agravado y porte ilegal de armas de fuego.

El juez Once Penal Municipal con Función de Control de Garantías le impuso una medida de aseguramiento privativa de la libertad y ordenó que de manera inmediata fuera enviado a la cárcel La Modelo.

En la exposición, el funcionario judicial aseguró que Wikerson Slyke Hernández Sánchez estaba armado y no respetó la vida del uniformado a quien aparentemente atacó.

SE REÍA EN LA AUDIENCIA 

En los juzgados de Paloquemao se adelantó la judicialización (legalización de captura e imputación de cargos) contra Hernández Sánchez, quien, a través de su abogado (pese a los videos de cámaras de seguridad y el testimonio de varias personas) no aceptó los cargos y pidió ser trasladado hacia Venezuela, su país.

En medio de esta situación, se registró un episodio que generó mayor indignación, y fue la actitud del hombre acusado del homicidio del patrullero Caro Gómez.

Y es que en medio de la audiencia, Wilkerson Slyke Hernández Sánchez sonrió en varias oportunidades, lo que fue tomado por el juez de la causa como una burla ante un hecho tan grave como lo es un homicidio.

«Eso es una falta de respeto para la administración de justicia, para las víctimas y los familiares de la persona que murió, el acercarse a la cámara y reírse delante de ellos. No creo que sea un acto acorde a la solemnidad del acto”, aseguró el juez, bastante molesto ante la actitud sindicado.

De hecho, en dos ocasiones el juez interrumpió la audiencia para llamar la atención al presunto homicida del patrullero, a quien se le imputaron los cargos de homicidio agravado, tentativa de homicidio agravado y porte ilegal de armas.

El juez llamó la atención del procesado por las «actitudes que no son acordes con la solemnidad del acto». Se refería a que Hernández, de acuerdo con la audiencia del jueves, intervino en varios momentos.

«Usted no se puede permitir que tome el uso de la palabra. Usted no tiene por qué acceder al micrófono, debe hacerlo el custodio (el abogado defensor)», le reiteró el juez, quien insistió en que la audiencia es un acto solemne y serio.

De hecho, con base en la solicitud de la Fiscalía y las pruebas presentadas, el juez envío a la cárcel a Hernández Sánchez, a quien consideró «un peligro para la sociedad».

Señaló el fiscal que  se «ha logrado la plena identificación» de Hernández y puede decir que «es el presunto autor» del homicidio del patrullero Caro, así como la persona que huye y luego arroja el arma entre una jardinera.

También podría gustarte