Vendedores ambulantes tendrán ‘pico y cédula’ para poder trabajar

El cierre de playas se mantendrá sólo los días miércoles. El resto de días se pueden acudir a las playas y ríos, siguiendo el protocolo de reserva y medidas de bioseguridad.

A partir de las 00:00 horas del martes 16 de marzo rige el Decreto 059 expedido por la Alcaldía Distrital de Santa Marta y que busca frenar los contagios por Covid-19 entre las comunidades. La medida restrictiva del ´Pico y cédula’ también se aplicará a las ventas estacionarias y ambulantes que ejercen sus actividades en la ciudad.

Así quedó establecido el ‘Pico y cédula’ exclusivo para los vendedores ambulantes y estacionarios, basado en el último dígito de la cédula:

16 de marzo: 1, 2 y 3.

17 de marzo: 4, 5 y 6.

18 de marzo: 7, 8 y 9.

19 de marzo: 0, 1 y 2.

20 de marzo: 3, 4 y 5.

21 de marzo: 6, 7 y 8.

22 de marzo: 9, 0 y 1.

23 de marzo: 2, 3 y 4.

24 de marzo: 5, 6 y 7.

25 de marzo: 8, 9 y 0.

26 de marzo: 1, 2 y 3.

Señala el Decreto 059 que “Las ventas ambulantes y estacionarias que incumplan esta medida se le implementará las sanciones establecidas en la Ley 1801 de 2016 y administrativamente se iniciará proceso de revocatoria de los permisos que se hubiesen otorgado por la Administración Distrital”.

El Decreto 059 establece igualmente que los establecimientos de comercio incluyendo los gastronómicos, grandes superficies, supermercados, tiendas de cadenas locales comerciales y en todos los espacios en los que se desarrolle actividades comerciales, laborales, educativas, culturales, hoteles y similares, clubes privados, gimnasios, áreas comunes de la propiedad horizontal, salones de eventos o similares, las iglesias o cultos deberán reforzar los protocolos y medidas de bioseguridad, no podrán superar el aforo permitido y deberán indicarlo de manera visible al ingreso de sus instalaciones el aforo máximo del lugar.

Vale indicar que el cierre de playas se mantendrá sólo los días miércoles y que el acoso a los turistas por parte de los vendedores ha sido catalogado como ‘un lunar’ en los sitios con vocación turística porque causa malestar a quienes llegan a disfrutar del mar con tranquilidad.

 

También podría gustarte