Lluvia ácida en Medellín fue detectada por expertos

287

En 42 eventos de lluvia que fueron monitoreados en Medellín, por lo menos 31 tenían lluvia ácida, según se advierte en un estudio de la Universidad Nacional. La medición es con una escala internacional.

La referencia se hace con el jugo de limón que tiene un PH 2 y el bicarbonato de sodio, 9. El agua de la lluvia que se considera limpia tiene un PH 5,6.

La investigación estuvo a cargo del ingeniero civil, Mauricio Ramírez Arias, magister en Ingeniería-Recursos Hidráulicos de la Universidad Nacional, sede Medellín, quien explicó cómo fue el paso a paso de la recolección de los datos.

“Realizamos campañas de monitoreo con alta resolución temporal en la que a lo largo de un evento de lluvia recolectamos muestras en intervalos de cinco minutos y luego las analizamos para saber qué tanto cambiaban las propiedades químicas del agua durante el evento de precipitación”, señaló.

La medición se hizo durante la segunda temporada de lluvias de 2018, entre septiembre y noviembre, cuando la ciudad tiene uno de los períodos de contingencia ambiental.

Una de las conclusiones es que si antes de un aguacero había altas concentraciones de partículas PM 2.5, la lluvia iba a ser más ácida. Es decir: cuando la contaminación es baja, aumenta el PH y la lluvia tiene menor acidez, pero cuando es alta, sucede lo contrario.

Aunque no hay estudios que demuestren que este tipo de lluvia sea perjudicial para la salud humana, sí hay investigaciones que sugieren que puede ocasionar afectaciones en cultivos de frutas y verduras, así como en árboles, flores, lagos y ecosistemas.

“Por ahora no hay estudios de las afectaciones que la lluvia ácida pueda causar a la salud humana. De hecho, el Ideam considera que este tipo de lluvia constituye un problema de calidad del aire que no tiene consecuencias tan directas sobre la salud humana”, indicó.

Según la investigación, la apariencia del agua es similar, aunque cambian sus propiedades. En Europa han documentado que la lluvia ácida puede deteriorar edificaciones históricas. El estudio se hizo junto al Sistema de Alertas Tempranas (Siata) y el Área Metropolitana.

Fuente: Sistema Integrado de Información

 

También podría gustarte