“No dormía porque me daba miedo quedarme así para siempre”, duro relato de Felipe Arias

615

El presentador del Canal RCN, Felipe Arias, ya se encuentra recuperándose en casa del grave episodio de salud que sufrió el pasado 11 de marzo, producto de un infarto que lo llevó a ser hospitalizado en UCI casi dos semanas.

En entrevista con La FM, el periodista contó que sintió de cerca la muerte y que por momentos se iba de este plano. “En la UCI cada vez que llegaba una enfermera le conversaba para no dormirme, porque me daba miedo dormir y quedarme dormido por siempre”, expresó.

Relató que ese 11 de marzo estaba en la primera emisión de la mañana en Noticias RCN, como era su rutina, cuando sintió una presión fuerte en el corazón y tuvo que ser atendido por médicos del Canal RCN.

“El corazón pasa factura, se me obstruyeron tres arterias y llegué infartado a la clínica”, dijo al señalar que le diagnosticaron a su llegada que tenía obstruida al 100% una arteria coronaria, otra la tenía obstruida al 80% y una tercera al 70%, razón por la que fue sometido a dos cateterismos.

“Me hicieron una primera intervención de un cateterismo a través del brazo, el día del infarto, y me pusieron un stent en la arteria principal. Tres días después me hicieron una segunda intervención, con complicaciones también, en total tengo tres stents y una enfermedad cardíaca que es incurable pero manejable”, agregó.

Comentó que él se sentía saludable porque no toma bebidas alcohólicas ni fuma, pero que desconocía que tenía preexistencias porque en su familia ya se han presentado infartos, lo que él heredó y lo afectó tan joven, pues no ha cumplido los 50 años.

El comunicador detalló que la hora más difícil era las 3:00 am, cuando sus dolores y afecciones se empeoraban. “En esa situación la vida se pasa como una película… Yo sentí que me estaba yendo, entraba en una oscuridad y pensaba en mi esposa, mis hijos, y decía ‘Dios mío no me puedes llevar”.

“Miraba el techo y pensaba ¿esto cuándo se va a acabar?, y una enfermera llegaba y me hacía una oración. Yo les doy las gracias porque en ese momento uno está desfalleciendo, puedo llorar porque me dolían los brazos, el abdomen, pero yo decía no me voy a rendir”, afirmó.

 Arias confesó que la UCI es algo inimaginable y que alrededor suyo había personas que estaban peor. “Uno que estaba al frente me decían que iba a estar ahí ocho meses, entonces yo decía lo mío no es nada, lo mío fue pasajero y sobre llevadero, allá en la UCI quedaron muchas personas”.

También contó que en medio de lo que vivía, bromeaba con las enfermeras cada vez que entraban a revisarlo con su frase ‘No se quede callado, denuncie’. “Les decía aquí no pueden entrar con agujas, las denuncio, le tenía pavor a las agujas, hice muchas amigas enfermeras que me hacían oraciones a medianoche”.

Calcula que regresará de nuevo a Noticias RCN en dos semanas, cuando se cumpla el mes de su incapacidad por el infarto.

Fuente: Sistema Integrado Digital

 

También podría gustarte