Etiopía confirma más de 100 civiles muertos por soldados eritreos

37

Soldados eritreos desplegados en la región etíope de Tigray acabaron con la vida de más de 100 civiles en la ciudad de Axum, reveló hoy una investigación de la Comisión Etíope de Derechos Humanos (EHRC).

Los resultados preliminares de este organismo asociado al Gobierno etíope confirman que durante los días 28 y 29 de noviembre “se cometieron graves violaciones de derechos humanos en Axum”, como la masacre de “más de un centenar de residentes incluidos algunos llegados de otras partes del país (…) por soldados eritreos”.

Este ataque contra población civil ya había sido previamente denunciado por Amnistía Internacional a finales de febrero tras una investigación que apuntaba más de 200 personas asesinadas, y por Human Rights Watch (HRW).

Según detalla la comisión, el número de víctimas podría ser más alto, ya que “todavía están verificando más muertes e investigando otras presuntas atrocidades cometidas en zonas rurales alrededor de Axum”. Tampoco hay de momento una conclusión definitiva sobre los casos denunciados de violencia sexual (al menos 108 en solo dos urbes en Tigray).

“ASESINADOS FRENTE A SUS HIJOS”

“Civiles fueron asesinados frente a sus hijos, cónyuges y madres. Los soldados eritreos iban puerta por puerta preguntando a las mujeres dónde estaban sus maridos o hijos, diciéndoles que trajeran a sus hijos si tenían alguno”, describe la Comisión tras entrevistar entre febrero y marzo a docenas de testigos y supervivientes.

Además, los cuerpos de las víctimas fueros dejados en las calles durante días, situación ya denunciada por el informe de Amnistía, pues soldados eritreos se negaron a que fueran enterrados “antes que los de sus soldados”.

Algunos terminaron desmembrados por animales o debido a un alto grado de descomposición, según testigos.

Estos mismos soldados están a su vez acusados de saquear medicamentos, colchones y equipamiento de dos hospitales en Axum, además de un ala hospitalaria creada específicamente para tratar a contagiados de coronavirus.

Ayer, Abiy confirmó por primera vez de forma oficial la presencia de tropas eritreas en Tigray –hecho que negaba pese a las continuas denuncias de la ONU y grupos humanitarios–, pero aseguró que no estaban involucradas en el conflicto sino que solo protegían por motivos de “seguridad nacional” las áreas fronterizas con su país.

El conflicto en Etiopía estalló el 4 de noviembre después de que el Gobierno central atacara al partido regional Frente Popular de Liberación de Tigray (FPLT), en represalia por una agresión previa de fuerzas tigriñas a una base del Ejército federal.

Desde entonces, además de miles de desplazados internos que requieren asistencia humanitaria al menos 75.000 etíopes han huido al vecino Sudán, según datos oficiales./Colprensa

También podría gustarte