Padre Moisés García da testimonio de salvación

El párroco de la Iglesia San Luis Beltrán y Santa Ana, en Santa Marta, padre Moisés García Anaya, hace como 15 días resultó contagiado de covid-19, y aunque su salud se agravó con el transcurrir del tiempo, nunca perdió la fe en  Dios y la Virgen, para salir victorioso de esta dura prueba que le tocó padecer.

Según la comunidad que se congrega en la citada parroquia de la ciudad, el sacerdote García Anaya tuvo que ser internado de urgencia en el Hospital Universitario Fernando Troconis, desde el 17 de marzo del año en curso.

En el citado centro asistencial fue asistido con oxígeno y el tratamiento indicado, con base en los síntomas que presentaba,  sin embargo, por el deterioro de su salud, los médicos estudiaban la posibilidad de intubarlo, pero no fue necesario. Él siempre tuvo la esperanza  de que se iba a mejorar.

Dirigiendo sus oraciones diarias a Dios y a la Virgen, le pedía por el restablecimiento de su salud y de todas las personas que se encontraban en sus mismas condiciones.

“Dios y la Virgen le hicieron el milagro al padre Moisés García Anaya”, dijo una de las personas que lo acompañaron ayer a su salida del Hospital, para luego llevarlo a la casa cural donde reside, con el fin de seguir con su recuperación.

Una vez que el padre Moisés García se bajó del vehículo que lo transportaba y sosteniendo en sus manos una imagen de la virgen, lo primero que hizo fue arrodillarse, mirar hacia el cielo, dándole gracias a Dios por haberle salvado la vida ante la cruel pandemia que azota al mundo.

Una vez se recupere totalmente, el sacerdote se incorporará a sus labores como párroco de la Iglesia San Luis Beltrán y Santa Ana, donde dará su testimonio de vida e insistirá para que la comunidad continúe cuidándose y cumpliendo con las medidas de bioseguridad autorizadas por el Gobierno Nacional y Distrital, con el fin de que no sigan aumentando los casos de covid-19 en Santa Marta y el Magdalena.

También podría gustarte